Keynes propuso una política anticíclica y William Beveridge planteó hacer transferencias redistributivas para lograr el bienestar máximo. Ambos eran liberales. Para realizar éstos dos principios de política económica y social, la mano visible del Estado y la economía de mercado.

La crisis mundial de la que todavía no se sale por el alto desempleo, condujo a una política anticíclica que ha producido un leve crecimiento económico, mismo que ahora está amenazado a desaparecer por la política restrictiva que se aplica en Europa, principalmente Alemania, Francia, Inglaterra, Portugal, Grecia, España. La pregunta es

¿Por qué? Felipe González, ex Presidente del Gobierno Español lo resume así: "Los políticos vinieron a rescatarnos del agujero en el que nos metieron los mercados. Y cuando los hemos recatado, especulan contra nuestra deuda pública, que tenemos por haberles rescatado".Ahora los mercados quieren que los gobiernos y los pueblos se aprieten el cinturón y se hagan pequeños.

La ausencia de solidaridad conduce a un escenario selvático. Pero también muy peligroso porque entre los países existe una interdependencia que afecta en épocas malas. Y ésta es una de ellas.

Todas las flores de la recuperación pueden morir porque la política de recortes conduce irremediablemente a la recesión.

Hay una desesperación de los líderes políticos de actuar para corregir los desequilibrios fiscales, cueste lo que cueste. Pero está faltando mesura y coordinación. Angela Merkel se lanzó a matar el crecimiento económico. Pero si ello ocurre ¿A quién le venderá Alemania, cuyo desarrollo descansa en las exportaciones?

El equilibrio económico de un país se obtiene cuando por una parte se realizan políticas en favor del crecimiento económico y por la otra se hacen reformas que le dan eficiencia a la operación de las políticas públicas.

A nivel macroeconómico, cuando se combina seguridad para el trabajador y flexibilidad para la empresa. Esto se lleva a cabo en los países nórdicos, principalmente Dinamarca, que ha ido resolviendo sus problemas laborales en éste contexto. Y que por ello sus experiencia es un referente europeo.

Ante la oleada conservadora y calvinista de Europa, Estados Unidos en cambio camina sobre una fina línea. Si bien les preocupa el déficit fiscal, prefieren continuar con los estímulos para consolidar la recuperación, porque es la única forma de reducir el desempleo y subempleo. Dijo Timothy Geithner, Secretario del Tesoro de EUA: "Cualquier plan de ajuste debe ser compatible con el crecimiento".