A cuatro años de la reforma constitucional anticorrupción todavía no se logra la integración de los Sistemas Locales Anticorrupción (SLA), resulta que en Baja California Sur, Baja California y la CdMx no se ha nombrado al fiscal especializado. En algunas entidades como en Durango, el proceso para nombrar al fiscal fue lento por la interposición de amparos de personajes que sintieron que se violentaron sus derechos o que simplemente fueron cilindreados por grupos que se negaban a perder influencia política.

El caso de la CDMX es alarmante, la doctora Claudia Sheinbaum y Ricardo Ruiz, líder de la bancada morenista en la legislatura local, no han dado ni la más mínima señal de interés en el SLA, de los seis elementos que lo integran sólo cuentan con los magistrados administrativos. El desinterés por el tema es atesorado por la administración morenista.

De manera lógica y natural, la integración y los trabajos de las fiscalías anticorrupción se han desarrollado de manera desigual, a la fecha hay casi 2,000 expedientes en trámite en las 29 fiscalías especializadas. Las fiscalías anticorrupción son atípicas, si bien tienen facultades de investigación requieren de expedientes administrativos sólidos que sirvan de base para sus imputaciones. Un expediente administrativo bien armado es el camino idóneo para lograr una buena acusación.

El seguimiento del dinero sucio o blanqueado y el tráfico de influencias son herramientas que permitirán una sana procuración de justicia. El poder judicial, las autoridades hacendarias y bancarias deberán cubrir los requisitos legales para acceder a la información financiera de las redes de corrupción.

Éstas son algunas de las reflexiones en la presentación del libro Sistema Nacional Anticorrupción: problema de todos, responsabilidad de nadie, en la Feria Internacional del libro de Coahuila, coordinada por el fiscal anticorrupción Jesús Flores Mier; se contó con la participación de la secretaria de Fiscalización y Rendición de Cuentas, Tessy Guajardo; la presidenta del IEPC, Gabriela de León; la contralora de Saltillo, Marisol Martínez, y la comisionada del ICAI, Bertha Mata, mujeres profesionales comprometidas con la lucha en contra del binomio corrupción e impunidad.

Las fiscalías requieren de fiscales honestos y expedientes bien sustentados que les permitan poner el cascabel al gato, mejor dicho, a la ratas. Hasta la próxima, querido lector.

EliseoRosales Ávalos

Abogado

Los mismos de siempre

Politólogo y abogado, académico, columnista, presidente de ciudadanos sin partido y orgulloso mexicano.