A Tim Burgess, vocalista de The Charlatans UK, se le ocurrió celebrar los 30 años del álbum “Some Friendly” de una manera muy peculiar. En medio del encierro colectivo en el que mundo ha sido sometido por esta gran enfermedad con un nombre pequeño, el vocalista británico y ávido tuitero, decidió hacer un experimento social virtual donde todos pudiéramos participar. Tras la celebración del disco debut de The Charlatans, Burgess buscó a músicos conocidos para organizar una serie de fiestas desde la comodidad de nuestras casas donde colectivamente tenemos la posibilidad de reencontrarnos o descubrir un disco y conectamos virtualmente a través de la música.

Ahí nacieron las Tim’s Twitter Listening Parties. Las instrucciones son sencillas. Sólo hay que reproducir el disco en cuestión —tú podrás escoger el formato—, a la hora y fecha indicada, y a través del hashtag #timstwitterlisteningparty, los fanáticos, músicos y quien quiera participar puede unirse a la conversación. Estas sesiones de escucha virtuales han estado repletas de anécdotas, fotografías de la época y reflexiones sobre algunos discos que han dejado huella en las décadas más recientes. 

En otro momento hubiera sido un programa de radio, un especial en televisión de una hora con pietaje de archivo, entrevistas con los músicos, el productor, ingeniero y los fanáticos para celebrar un “Álbum Clásico”. O tal vez un concierto de aniversario en el que la banda tocaría el álbum en su totalidad. La disquera habría preparado una simpática y carísima reedición del álbum en cuestión con material de colección, maquetas de canciones y los desechos de las cintas que todo fanático y amante quiere tener de su banda favorita. En el mejor de los casos, hubiera habido hasta una gira por todo el mundo para celebrar aquel disco icónico. 

Desde que arrancó el experimento el 27 de marzo, Burgess ha repasado álbumes clásicos como “Definitely Maybe” (Oasis), “Parklife” (Blur), el disco homónimo de Franz Ferdinand, “Soulvaki” (Slowdive), “Exit Planet Dust” (Chemical Brothers), “Heaven or Las Vegas” “Cocteau Twins), “Power Corruption & Lies” (New Order), “Different Class” (Pulp), “Up The Bracket” (The Libertines) o “Dog Man Star” de Suede. Entre los invitados que han figurado en este experimento a distancia son Paul Arthurs (Oasis), Mat Osman (Suede), Pete Doherty (The Libertines), Beth Orton, por mencionar algunos que nos han iluminado con sus recuerdos.  

“Escribimos, grabamos y lanzamos ‘Up The Bracket’ pensando que estábamos avanzando y envejeciendo, de hecho, en realidad, éramos más jóvenes que las gotas de rocío en el césped de invierno y congeladas igual de rápido”, reflexionaba Pete Doherty sobre el disco debut con el que conocimos en el 2002 a The Libertines. 

Carl Barat escribió: “Parece que fue ayer, hace una vida que caímos en los surcos de este disco con los corazones puros, las manos sucias y con menos de 50 centavos en el bolsillo”. 

Mat Osman recordó durante su sesión algunas de las influencias que inspiraron a Suede durante la creación del “Dog Man Star”, como la poesía Lord Byron, la lírica de Prince o cómo la disquera los desalentó para que la banda promocionara “We are the pigs” como el primer corte del álbum lanzado en octubre de 1994. 

Dave Rowntree compartió recortes de periódicos, fotografías y memorabilia de Blur durante la promoción de “Parklife”, cuando la banda se consagró entre el zeitgeist de la juventud británica y los convirtió en una de las bandas más representativas del britpop de los noventa. 

Es un hecho que las tiendas de discos permanecerán cerradas unos meses más y los conciertos no tienen aún una fecha próxima para su regreso en el horizonte cercano. Lo que surgió como un experimento nos podrá acompañar en nuestro encierro temporal y en el calendario hay más música lista para que podamos descubrir. 

Las fiestas de escucha de Tim Burgess han sido una forma para traer una pequeña diversión en medio de la angustia del encierro y las incertidumbres que han contagiado a los habitantes del planeta. “Es una manera para que [los grupos] hagan un recorrido por sus memorias y para que los fanáticos lo disfruten”, dijo Burgess a la revista Rolling Stone. 

[email protected] 

Antonio Becerril

Coordinador de operaciones de El Economista en línea