En Washington, los dirigentes de los partidos del Frente que postula a Ricardo Anaya a la Presidencia han exigido la intervención de la OEA, “como observadores de las elecciones y para formar una comisión de la verdad que investigue la corrupción”.

Táctica adecuada a los asesores que tienen, pero que, curiosamente, revela que mentalmente siguen atrapados en el siglo pasado, pues también advirtieron a la OEA que la elección presidencial será “una elección de Estado”.

No insultaré a los que fueron al Castillo de Miramar a invitar a Maximiliano, pues como ya dije en este espacio, aquellos tenían la excusa de contener la expansión territorial de Estados Unidos. Los del Frente ni eso, simplemente están consumidos por la ambición de poder, apenas son la versión región cuatro.

Los “independientes” y la ley

Se han multiplicado las reclamaciones de quienes, de acuerdo con las reglas electorales, han visto pospuestas, quizá definitivamente, sus aspiraciones a ser candidatos presidenciales con la etiqueta de “independientes”.

¿Qué las reglas son injustas y son a favor de los partidos? Sí, pero, todos lo sabían desde el momento que buscaron inscribirse como “candidatos independientes”. Entonces no se vale quejarse, porque las reglas ahí estaban desde entonces.

Y no suspenderse la aplicación de la ley, como propone el señor López Obrador, porque en materia legal se puede decir aquello de “no hace milagros ni endereza jorobados”, aunque la ley electoral esté jorobada.

1988, el año de la gran fractura priista

Hay quienes le atribuyen a la fractura del PRI propósitos que nunca tuvo. En realidad, fue el resultado del desencanto de lo que podríamos llamar el ala “progresista” del PRI por el mensaje que envió la postulación de Carlos Salinas de Gortari en octubre de 1987.

El mensaje fue que el grupo que llegó al poder con Miguel de la Madrid seguiría en el poder. La continuidad rompió la interlocución intergeneracional e ideológica que fue la clave de su permanencia. Los políticos decían “no hablamos el mismo lenguaje”.

La corriente “democrática” de Cuauhtémoc Cárdenas y Porfirio Muñoz Ledo esperó la postulación, cuando ocurrió, entendieron que les tocarían migajas, si algo les tocaba. Y se fueron del PRI y con ellos un importante grupo de políticos experimentados que llevaron a las izquierdas mexicanas el expertise que nunca había tenido.

NOTAS EN REMOLINO

Pronto le tocará al consejero del INE, Ciro Murayama, quien encabeza la Comisión de Fiscalización, enfrentar las maldiciones de aquellos que, por las razones que sea, no han entendido que las cuentas claras hacen amistades largas y no han contratado buenos contadores... Pronto, cuando ya estén en marcha las campañas, veremos cómo habrá reclamos porque los párrocos católicos exhortarán a sus feligreses a votar de acuerdo con valores católicos. Lloverán acusaciones de “injerencia del clero político”... En Veracruz ya registró su candidatura a la gubernatura el exalcalde de Boca del Río, Miguel Ángel Yunes Márquez, quien contenderá con la bendición de su padre, el actual gobernador de la entidad. Ah, las familias muégano... Quizá, como alguien escribió el fin de semana, el problema de muchas gestiones de gobierno es que prevalecieron los criterios “eficientistas” que suelen ignorar las prioridades sociales... En Italia, el gobernador tamaulipeco reclamado por la justicia mexicana, Tomás Yarrington, se acogió a su derecho a no declarar y sigue el proceso de extradición ante la justicia italiana...

jose.fonseca@eleconomista.com.mx

José Fonseca

Periodista Político

Café Político