La carrera por la vacuna contra el coronavirus tiene cuatro finalistas: Pfizer y BioNTech tomaron la delantera y sorprendieron al mundo por sus niveles de eficacia, aunque pronto Sputnik V trató de superarlos en la colocación, con la ventaja de contar con el registro de las autoridades sanitarias rusas.

Moderna y AstraZeneca serían las vacunas más cercanas a Norteamérica. Ambas ya iniciaron los trámites para la autorización del regulador sanitario estadounidense, por la vía emergente.

Investigadores de la Universidad de Oxford fabricaron para AstraZeneca una vacuna que usa un adenovirus, con la misma técnica que trabajaron los desarrolladores de Sputnik V. Reportes sobre los efectos provocados en pacientes en las primeras fases de ensayos y posteriormente el “afortunado error” en la aplicación de las dosis durante la última etapa de las pruebas han generado dudas, sobre la seguridad y eficacia de esa vía de inmunización.

AstraZeneca y Oxford encontraron en la biotec argentina mAbxience a su socio latinoamericano para producir su vacuna contra la Covid-19. Esa compañía forma parte del grupo español Insud Pharma y en una planta de última generación ubicada en la comunidad de Garín realizará la producción del principio activo que, posteriormente, será enviado a la planta de Laboratorios Liomont, en el Valle de Toluca, para completar su proceso de producción y llenado.

El acuerdo con AstraZeneca, y financiado principalmente por la Fundación Carlos Slim, proveerá con más de 200 millones de dosis, que se suministrarán a todos los países de América Latina, excepto a Brasil.

“La vacuna se empezó a producir el miércoles de la semana pasada”, confirmó ayer el director de Insud, Hugo Sigman, durante la jornada inaugural de la Conferencia Industrial de la Unión Industrial Argentina, en Buenos Aires.

“Nuestra vacuna va a estar a fines de marzo y principios de abril”, detalló, “y para julio-agostos va a haber una buena parte de la población vacunada y una situación distinta”.

Inédito, el intercambio de conocimiento científico en busca de los tratamientos para la Covid-19 también ha generado solidaridad y comunicación entre entidades gubernamentales y actores económicos. “Espero que esta reacción positiva pueda trasladarse a otros ámbitos de la vida política”, confió Sigman.

En México, todo lo contrario. Por instrucciones presidenciales, la cooperación entre las instancias gubernamentales y la iniciativa privada recayó en el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard Casaubón. Y es que en las primeras fases de la contingencia sanitaria —en parte por las medidas que restringieron las actividades económicas y las sanciones a las farmacéuticas, en parte por su cruzada contra los agroindustriales y los embotelladores— el subsecretario López-Gatell no era el mejor interlocutor con los empresarios del ramo de la salud.

Las gestiones de Ebrard Casaubón y su equipo fueron fructíferas, tanto en lo interno como en el exterior, pero causaron daños en el equipo presidencial. Los más afectados fueron María Elena Álvarez Buylla, directora general del Conacyt, y López-Gatell.

Primero, la búsqueda de los fabricantes de los ventiladores mecánicos. Luego, los contactos con los laboratorios y los gobiernos que desarrollaron las vacunas. Ahora, la distribución de las dosis que protegerán a la población del contagio son el terreno de disputa entre los equipos de Salud y la Cancillería.

Las tensiones se han visto agravadas en las últimas semanas por un agrio intercambio mediático de reclamos y las versiones de un ajuste en el equipo presidencial, que traería de regreso a México a uno de los representantes de la 4T en Estados Unidos.

Algunas versiones apuntan a la embajadora de México ante la Casa Blanca, Martha Bárcena. Otras, al representante de México ante las Naciones Unidas, Juan Ramón de la Fuente, quien dentro de un mes deberá integrarse al Consejo de Seguridad del organismo multilateral. ¿Cambios en SRE, Gobernación y Hacienda? Eso es más probable que la salida del secretario Alcocer o su equipo de Salud.

Anoche, el subsecretario Hugo López-Gatell adelantó que antes de que concluya este año, Pfizer entregará el primer lote de su vacuna a las autoridades mexicanas. Y mientras, el grupo científico asesor ya definió la Política Nacional de Vacunación contra Covid-19, después de tres meses de deliberaciones. La administración y la distribución serán el siguiente terreno de las disputas.

Efectos secundarios

Apuesta. La firma francesa AIRBUS quiere sumarse a la cruzada emprendida por el presidente Andrés Manuel López Obrador hacia la transición de la Red Nacional de Radiocomunicación (RNR), la cual funge como la principal herramienta de comunicación entre los tres órdenes de gobierno, sus cuerpos de seguridad, emergencias y protección civil. Así, el objetivo es que los 32 estados de la República homologuen este tipo de tecnología, utilizada ya en países como Francia y España, para así garantizar la interoperabilidad, al tiempo de sumar la última tecnología disponible en el mercado global en servicios como los sistemas de localización vehicular, videovigilancia, transmisión de video, entre otros, además de contribuir a la atención inmediata y oportuna de las llamadas de emergencia a través del 911.

Cooperativos. Decididos a cortar la cadena de contagios, el gobierno de la República tomó la decisión de transmitir en los canales públicos dos servicios religiosos, desde la Basílica de Guadalupe: una, a la medianoche del sábado 12. Y después, la llamada Misa de las Rosas. ¿Y la laicidad? Habrá que ver si RTC tiene la última palabra...

@aguirre_alberto

rrg

Alberto Aguirre

Periodista

Signos vitales

Periodista y columnista de El Economista, autor de Doña Perpetua: el poder y la opulencia de Elba Esther Gordillo. Elba Esther Gordillo contra la SEP.

Lee más de este autor