Faltan 60 días para las elecciones del 1 de julio y comienza a correr el reloj en las entidades donde habrá votaciones concurrentes a los comicios federales. La disputa por el poder tendrá su primer escenario de batalla en alcaldías y distritos locales.

En Jalisco, Guanajuato, Morelos y el DF, el PRI tendrá que vencer al incumbent y generar una oleada de votos que beneficie los anhelos presidenciales de Enrique Peña Nieto. El exgobernador mexiquense cumple con sus tareas y los líderes tradicionales del tricolor están obligados a ejecutar la parte que les corresponde.

En el arranque de las campañas en Guanajuato, aparece el dirigente máximo de la CNOP, Emilio Gamboa Patrón. Acompañado por el aspirante a la gubernatura, Juan Ignacio Torres Landa, se reúne con los candidatos a alcaldes y a diputados locales. Y después se traslada a la capital guanajuatense y a León para arrancar formalmente la gesta que llevará al PRI a recuperar los enclaves históricos del panismo.

El regreso a Los Pinos inicia en los caminos de Guanajuato. Y después de una verificación del trabajo de las estructuras territoriales, realizada por Gamboa Patrón y el diputado federal Guillermo Ruiz de Teresa -representante del CEN priísta en aquella entidad-, Peña Nieto regresará mañana a ese bastión panista.

Es la segunda visita del candidato presidencial de la coalición Compromiso por México, en menos de tres semanas, a aquella entidad. Ahora irá a Irapuato y a Salamanca, animado por reportes alentadores: el electorado guanajuatense -principalmente en las ciudades medias- está cansada de 22 años de gobiernos panistas.

Los candidatos del PRI, en consecuencia, han llamado a los ciudadanos a expulsar al PAN del Palacio de Gobierno y prescindir de una clase política que hizo de la promesa de cambio una serie insultante de dispendios administrativos y timos en la realización de obras públicas.

Este ánimo se exacerba en Morelos, donde la violencia y la inseguridad que percibe buena parte de la población estatal han puesto al candidato panista a la gubernatura, Adrián Rivera Pérez, en el tercer lugar de la contienda, incluso por debajo del perredista Graco Ramírez.

A diferencia de Guanajuato, donde las tendencias ascendentes en Celaya, Irapuato, Guanajuato capital, León y Salamanca generan una expectativa real de triunfo para el PRI, en Morelos hay un estancamiento: su abanderado a la gubernatura, Amado Orihuela, mantiene un tercio de la intención de voto -según las mediciones más recientes- sin que registre una mejoría.

El repudio a los gobernadores del PAN puede ser el catalizador del efecto Peña Nieto en el centro-occidente del país. En el caso del Distrito Federal, se ha formulado una apuesta similar: al exacerbado sentimiento de inseguridad de los votantes, se suma una crítica consistente a la corrupción de los gobiernos delegacionales del PRD, sobre todo en las demarcaciones dominadas por las llamadas tribus.

En este caso, más que del desempeño de Beatriz Paredes Rangel, el repunte electoral del PRI depende del Partido Verde y del trabajo de brigadistas vinculados al Estado de México que ya operan en una docena de delegaciones del Distrito Federal.

Emilio Gamboa y Beatriz Paredes son dos líderes del PRI que han tenido que dejar la comodidad del trabajo de gabinete para trabajar en la vinculación de las campañas. Lo mismo está haciendo Manlio Fabio Beltrones, quien antier pasó largas horas en Puebla tratando de articular los esfuerzos de los candidatos al Senado y a la Cámara de Diputados. En esa entidad, las expectativas del PRI resultan poco favorables.

Con Peña, en el límite de su popularidad, la cúpula priísta entendió que el camino a Los Pinos pasa por las elecciones locales.

EFECTOS SECUNDARIOS

PRESIONES. En las horas previas para que la administración calderonista y el SNTE, que preside Elba Esther Gordillo, concluyan con la renegociación salarial, surgen voces que urgen al gobierno federal a endurecer su postura. Alberto Espinosa Desigaud, presidente de la Coparmex, recriminó lo que aparentemente es una falta de congruencia de la directiva sindical, pues al mismo tiempo impulsa entre sus agremiados una serie de propuestas como la instalación de consejos estatales del Compromiso Social por la Calidad de la Educación, comprometiendo a las 32 entidades del país. A menos de dos meses de que se aplique la Evaluación Universal, la Coparmex considera que sin transparencia y rendición de cuentas será muy difícil consolidar la mejora de nuestro sistema educativo.

EL OTRO FESTEJO. Al margen del programa oficial de actividades conmemorativas del 150 Aniversario de la batalla de Puebla, un comité ciudadano binacional convoca a un foro de reflexión sobre la política migratoria, las relaciones diplomáticas, la reforma fiscal, la eficacia del servicio público y la identidad nacional que inicia este mediodía en el WTC de la Angelópolis. Entre los ponentes figuran: el embajador Ramón Xilotl Ramírez, el presbítero Ignacio González Molina, el diputado federal Mario Alberto di Costanzo Armenta, Purificación Carpinteyro Calderón, entre otros.