El día de ayer expuse cómo la producción récord del hemisferio norte aporta el mayor incremento de la producción mundial y la trascendencia de las exportaciones de Estados Unidos en el contexto internacional. Sin embargo, se observa que existe una relación entre el nivel de inventarios con las exportaciones de otros países exportadores como Brasil y Argentina y los niveles de producción.

En esta segunda entrega demostraré la relación existente y su efecto en el mercado mundial de maíz.

Con base en datos anuales publicados por el USDA, se calculó una correlación débil y negativa entre el nivel de inventarios finales de USA y la cantidad de exportaciones de Argentina y Brasil.

Mediante análisis de cointegración de Johansen para la serie de año comercial (octubre/septiembre) desde 1960 a 2013, se fortalece la evidencia de relación entre ambas variables en el largo plazo, de lo cual resulta que existe cointegración en primeras diferencias entre los inventarios finales de USA y las exportaciones de Brasil con rezago de dos años. Para el caso de Argentina no hubo relación significativa.

El análisis demuestra que, dadas la diferencia de periodos de cosecha y producción entre ambos hemisferios, en momentos en que baja el nivel de inventarios de Estados Unidos las exportaciones de Brasil se incrementan aunque de manera rezagada por lo que estos países son quienes surten al mercado internacional ante menor participación del principal exportador.

Al cierre del año comercial 2012/2013, la estimación de la oferta de Argentina hacia el mundo se incrementó 38%, mientras que la de Brasil se incrementó en más del doble. De tal forma, la reducción de inventarios de USA aumenta la oportunidad de ventas de otros principales países exportadores.

Por otra parte, existe una correlación fuerte y positiva entre el nivel de producción de los países sudamericanos con respecto a USA, la cual es de 0.85 para Argentina y de 0.62 con Brasil, lo que implica que ante la mayor producción del país del norte también hay una mayor producción en los países del Sur; por lo que en periodos de buenas cosecha es de esperar que los países de ambos hemisferios inunden el mercado internacional.

Por tanto, en países importadores como México, la necesidad de cubrir la demanda de maíz obliga a monitorear las condiciones de producción y niveles de inventarios de su principal socio comercial; al igual que de los países sudamericanos, los cuales se ha demostrado reaccionan competitivamente en el mercado internacional, sin duda modificando las condiciones de ventas de maíz en el mundo.

*Angélica Fermoso Gómez es especialista de la Subdirección de Diseño de Programas en FIRA. La opinión es responsabilidad del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

[email protected]