El fuego que inició en la madrugada del 1 de junio del 2008 en los estudios Universal, dañó el set de filmación conocido como la calle Nueva Inglaterra –un callejón que fue usado en El Golpe (1973)–, uno de los sets de Volver al futuro, la atracción de King Kong y provocó, según consignó la agencia Reuters aquel día, el cierre del parque de diversiones y las tiendas aledañas por el día.

Un vocero de Universal, agregó la agencia, aseguró que entre 40,000 o 50,000 cintas se dañaron, pero que los estudios poseían copias de todos los títulos. Además, otra bóveda fue rescatada, y nada irremplazable se había perdido, de acuerdo con una declaración del presidente y COO de Universal, Ron Meyer.

La nota omitió cualquier mención al edificio 6197, un recinto que pertenecía a la división de música de la compañía, Universal Music Group, donde se encontraban almacenadas para la posteridad las cintas maestras de: Benny Goodman, Cab Calloway, the Andrews Sisters, the Ink Spots, the Mills Brothers, Lionel Hampton, Ray Charles, Sister Rosetta Tharpe, Clara Ward, Sammy Davis Jr., Les Paul, Fats Domino, Big Mama Thornton, Loretta Lynn, George Jones, Merle Haggard, Bobby (Blue) Bland, B.B. King, Ike Turner, the Four Tops, Quincy Jones, Burt Bacharach, Joan Baez, Neil Diamond, Sonny and Cher, the Mamas and the Papas, Joni Mitchell, Captain Beefheart, Cat Stevens, the Carpenters, Gladys Knight and the Pips, Al Green, the Flying Burrito Brothers, Elton John, Lynyrd Skynyrd, Eric Clapton, Jimmy Buffett, the Eagles, Don Henley, Aerosmith, Steely Dan, Iggy Pop, Rufus & Chaka Khan, Barry White, Patti LaBelle, Yoko Ono, Tom Petty and the Heartbreakers, the Police, Sting, George Strait, Steve Earle, R.E.M., Janet Jackson, Eric B. and Rakim, New Edition, Bobby Brown, Guns N’ Roses, Queen Latifah, Mary J. Blige, Sonic Youth, No Doubt, Nine Inch Nails, Snoop Dogg, Nirvana, Soundgarden, Hole, Beck, Sheryl Crow, Tupac Shakur, Eminem, 50 Cent y the Roots. Éstas bóvedas también albergaban las cintas maestras de las disqueras Chess, Impulse, MCA, ABC, A&M, Geffen e Interscope. Piensen por un momento todo lo que esto significa.

Todo esto se perdió aquel fatídico 1 de junio. La historia que el New York Times publicó sobre el incendio que arrasó con una parte de la historia musical grabada durante el último siglo parece revivir la quema de la biblioteca de Alejandría. No hay una verdadera forma de saber toda la cantidad de material que se perdió. Se estima que había alrededor de 500,000 grabaciones entre cintas maestras, sesiones de grabación inéditas, ensayos, demos, y una cantidad de tesoros que se perdieron, porque en su mayoría se desconocía todo lo que se encontraba dentro de estas cintas.

Los arqueólogos musicales se lamentarán por que en el fuego perecieron las cintas maestras de artistas clásicos como Louis Armstrong, Duke Ellington, Al Jolson, Bing Crosby, Ella Fitzgerald, Billie Holiday con el catálogo de Decca Records; las grabaciones de Chess Records de Chuck Berry, Muddy Waters, Howlin’ Wolf, Willie Dixon, Bo Diddley, Etta James, John Lee Hooker, Buddy Guy y Little Walter; “Rock Around the clock” de Bill Haley and the Comets, y, “People Get Ready” de Curtis Mayfield & The Impressions.

Hubo también otro gran número de obras que estaban arrumbadas en esos archivos y que jamás salieron a la luz. Tal vez, entre esos tesoros perdidos estaba un personaje tan mítico como Nick Drake o Gram Parsons, y ahí se perdió un relato que no se hallaba en los libros de historia y que no se había contado ni documentado como otras leyendas de esta lista. El único recuerdo de algunos artistas se encontrará en un acetato viejo y en un mundo ideal esa histórica grabación hubiera acabado preservada en ese almacen subterráneo donde descansa el arca perdida del doctor Indiana Jones, resguardado del paso del tiempo, las inclemencias del olvido humano y las fuerzas de la naturaleza.

[email protected]

AntonioBecerril

Coordinador de operaciones de El Economista en línea