A marchas forzadas avanzan los trabajos para activar el Laboratorio para la Verificación de la Obra Pública de la Ciudad de México. Hace seis meses que el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, autorizó los 40 millones de pesos para su edificación, en un predio de 1,800 metros cuadrados en Azcapotzalco.

Dentro de dos semanas, a más tardar, esta nueva instancia deberá estar en funcionamiento. Y allí, eventualmente, dictarán la última palabra en la controversia que mantiene el delegado en Cuauhtémoc, Ricardo Monreal Ávila, y los directivos de Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad tras de la denuncia pública sobre la presunta contratación irregular de empresas zacatecanas para la realización de diversas obras públicas en esa demarcación.

Las empresas zacatecanas contratadas para remodelar las banquetas y reacondicionar los principales espacios públicos de esa demarcación estarían obligadas a responder sobre su falta de apego a la normativa vigente para las banquetas. Y también, sobre la sustitución de los materiales para el encarpetado de las calles, pero sobre todo por los incumplimientos en el calendario de entregas. Desde La Condesa a la Roma Norte y hasta la Zona Rosa, los vecinos y los comerciantes acumulan quejas por los retrasos y la falta de sensibilidad de las autoridades.

De la denuncia pública, ¿a la sanción administrativa? El titular de la Contraloría de la CDMX, Eduardo Rovelo Pico, deberá juzgar si la información divulgada por Mexicanos Unidos contra la Corrupción y la Impunidad reúne suficiente evidencia para abrir una indagatoria contra el delegado en Cuauhtémoc. Monreal Ávila minimizó la validez de los materiales divulgados en el informativo Por la Mañana, de Ciro Gómez Leyva en Radio Fórmula y en el portal animalpolitico.com y se dijo blanco de una campaña mediática millonaria de Claudio X. González en mi contra(...) La adversidad política me ha perseguido por mis ideales, por mi congruencia (...) a pesar de tanta calumnia, sigo de frente .

Elda Catalina Monreal Pérez convenientemente quedó mantenida al margen de la polémica, al igual que los contratistas zacatecanos empleados por la delegación Cuauhtémoc. No es de los tecnócratas neoporfiristas criticados por Andrés Manuel López Obrador, pero se graduó del ITAM como abogada apenas en el 2013. Antes participó en organizaciones juveniles del Movimiento de Regeneración Nacional, junto con su esposo Sergio Alejandro Garfias Delgado, y actualmente es integrante del Consejo Consultivo de Morena, mientras que el yerno del exgobernador de Zacatecas es consejero nacional de ese mismo instituto político.

Esa militancia partidista no le ha impedido colaborar dentro de la administración peñista. Alejandro Murat Hinojosa hijo del exgobernador de Oaxaca designó gerente de mediación del Infonavit a la hija del delegado en Cuauhtémoc.

Garfias Delgado y Monreal Pérez pertenecen a una generación de jóvenes a los que unifican sus gustos por el futbol y los antros, sobre todo pero principalmente por estar emparentados con algunas de las familias que han dominado la política y los negocios en Zacatecas en las últimas tres décadas.

En el epicentro de esas historias se ubica Monreal Ávila, quien intermitentemente ha enfrentado acusaciones por su patrimonio familia. El político zacatecano atribuyó sus orígenes al trabajo de su padre, productor de granos en Fresnillo y su expansión al esfuerzo de sus hermanos.

Además de los señalamientos por los contratos asignados a constructores zacatecanos, los Monreal tendrán que ahondar en las explicaciones, por sus actividades empresariales. Ya comenzó a circular un dossier que involucra a la hija de Monreal como socia de Multiservicio La Plaza, un consorcio que aglutina a siete estaciones de servicio ubicadas en la capital zacatecana y su municipio conurbado, Guadalupe.

Ese grupo gasolinero fue fundado hace 11 años por los empresarios José Guadalupe Bañuelos Robles y Humberto Godoy Castañeda, dueños del Grupo Constructor Plata, uno de los principales contratistas de los gobiernos de Zacatecas mientras el PRD gobernó en aquella entidad.

Godoy Castañeda murió en octubre del 2015 en un accidente aéreo junto al exsenador y exdiputado Tomás Torres Mercado. Y tres meses después, Monreal Pérez se integró a la sociedad como accionista A, según consta en el folio mercantil 13Id Gen 17 protocolizado en la Notaría 45 de Fresnillo, Zacatecas, que ya fue dado de alta en el Registro Público de la Propiedad.

El delegado en Cuauhtémoc ha optado por las redes sociales para responder a los señalamientos. Conmigo no van a poder someterme y doblegarme , estableció en un mensaje que circula en las redes sociales, grabado en el despacho principal de la sede delegacional, donde el santo Niño de Atocha es la figura central, Y siempre he actuado con congruencia. No me oculto frente a nadie .

EFECTOS SECUNDARIOS

¿AJUSTADOS? Ni las fluctuaciones del tipo de cambio ni el incremento en los precios de los combustibles han afectado significativamente las tarifas promedio de la industria aeronáutica en México. Y de acuerdo con especialistas en este mercado, el aumento de oferta de asientos ha provocado una baja de tarifas. Tan sólo Volaris ha incrementado su número de asientos promedio en 20% al mes, mientras que VivaAerobus ha crecido por encima de 10 % promedio de toda la industria.

[email protected]