Fuera del bloque opositor, Movimiento Ciudadano va a las elecciones intermedias con un propósito básico: colocarse como la segunda fuerza política nacional. ¿Su ruta? Frenar a la Cuarta Transformación.

La plataforma electoral que su comisión directiva registró en el INE no deja espacio a la duda y una de sus principales propuestas radica en una reforma al artículo sexto constitucional para garantizar el derecho a recibir información veraz, por parte de los servidores públicos... y por supuesto, del Ejecutivo federal.

Si AMLO decide ejercer su derecho de réplica, adelante, consideró el académico Martín Vivanco, quien fue postulado por el partido naranja en el IV Distrito de Durango, durante un debate con otros voceros partidistas, a convocatoria del INE. Pero si en la mañanera o cualquier otro foro gubernamental desplegara una narrativa, cualquier ciudadano podría recurrir a un procedimiento administrativo para hacer exigible el derecho a la verdad y la certeza.

Una ley anti otros datos está entre las prioridades que enarbolan los candidatos de Movimiento Ciudadano. Y un esbozo de las plataformas electorales de los 10 partidos que postularán candidatos a la Cámara de Diputados quedó expuesto el pasado martes 6, en ese encuentro convocado por el INE. Tres de esas formaciones —RSP, Encuentro Solidario y FxM— deberán conseguir el 3% de la votación válida emitida para refrendar su registro.

Para diferenciarse de sus antiguos aliados, Movimiento Ciudadano propondrá una agenda reformista y no se obsesionará con las críticas a López Obrador, sostuvo Vivanco. Tampoco, con sacar a Morena del poder, sino más bien, sacudir al viejo sistema partidista.

Fuera del bloque opositor, MC apuesta a votación de dos dígitos con una agenda disruptiva y el objetivo estratégico de conquistar al voto urbano en las elecciones concurrentes a la federal. De las 15 gubernaturas en disputa, de acuerdo con sus propias estimaciones, son altamente competitivos en Campeche, con Eliseo Fernández Moyao;  Nuevo León, con Samuel García y Colima, con Leoncio Morán. La postulación de Ruth Zavaleta, en Guerrero y Ricardo Bours Castelo en Sonora podría abonar a escenarios donde Morena no logra mantener su hegemonía.

Solo el arrastre de las elecciones locales es lo que podría darle una bancada robusta. En la CDMX, con el Movimiento Chilango —liderado por el exsecretario de Salud del gobierno calderonista, Salomón Chertorivski—, el partido naranja busca posicionarse como la segunda fuerza política, a costillas del PAN.  La capital federal y en las entidades vecinas —Estado de México, Hidalgo, Puebla, Tlaxcala y Morelos— también elegirán alcaldes y diputados locales. MC busca generar un efecto dominó en el antiguo corredor azul y sumar a liderazgos priistas y perredistas desplazados por la coalición Sí por México para acrecentar su presencia local. Una de sus mayores apuestas ocurre en Naucalpan, con la nominación del exdiputado priista José Adolfo Murat, donde gobierna Morena y la alianza PAN-PRI-PRD tratará de recuperar la plaza, con la exalcaldesa Angélica Moya como abanderada.

Con una nueva generación —Vivanco y Chertorivski— que acompañe a personalidades como las exgobernadoras Ivonne Ortega y Amalia García.

Dante Delgado y Enrique Alfaro buscan colocar al partido naranja en la mejor posición, rumbo al 2024. Y la estrategia de conquistar ciudades medias sigue vigente. Su irrupción en la zona metropolitana de Monterrey —con Luis Donaldo Colosio Riojas como bujía— pero sobre todo la defensa de los bastiones que arrebató al PAN en Jalisco —la capital, Guadalajara; Zapopan y Puerto Vallarta— lo inevitablemente lo llevarán a una confrontación directa con Morena.

@aguirre_alberto

alberto.aguirre@outlook.com

Alberto Aguirre

Periodista

Signos vitales

Periodista y columnista de El Economista, autor de Doña Perpetua: el poder y la opulencia de Elba Esther Gordillo. Elba Esther Gordillo contra la SEP.

Lee más de este autor