Justo hace tres meses acudió Claudio X. González Guajardo al aula magna del campus Santa Fe de la Ibero para dictar una conferencia sobre las actividades de Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad, la organización nacida en el 2015 que se había asignado la tarea de hacer investigaciones reales e importantes a nivel nacional.

Aún no se sabe con certeza qué fue lo que molestó de su presentación en esa casa de estudios: si sus invectivas sobre los presuntos vínculos de Javier Duarte y Roberto Borge con el financiamiento a la campaña presidencial del 2012 allí se compraron boleto de impunidad , o su top 10 de los corruptos en el que incluyó al exgobernador panista de Sonora, Guillermo Padrés; al exprocurador Jesús Murillo Karam, y a los hermanos Rubén y Humberto Moreira , o su iniciativa de incluir al Ejecutivo federal en el salón de la infamia ...

Lo que se sabe con certeza es que MCCI y su antecesora, Mexicanos Primero, están bajo fuego. Y no sólo por las denuncias del delegado en Cuauhtémoc, Ricardo Monreal, sobre el presunto lavado de dinero y defraudación fiscal en el que el abogado y activista social habría incurrido. Desde entonces, ambas organizaciones han recibido visitas de auditores del IMSS y del SAT. Y González Guajardo quien al arranque del año había anunciado que concentraría sus esfuerzos a la construcción de una agenda ciudadana que privilegie el combate a la corrupción y la impunidad con miras al proceso electoral 2018 fue emplazado a aclarar sus actividades empresariales y filantrópicas ante la autoridad fiscal.

María Amparo Casar, directora ejecutiva de MCCI, aludió sin matices a estas presiones. (Enfrentamos) retiro de apoyos, auditorías que deberían ser aleatorias, pero cuyo calendario es demasiado coincidente con álgidos posicionamientos, recordatorios de que la autorización para ser donatarias es facultad gubernamental, plumas pagadas, mensajes intimidatorios, organización de ‘contramovimientos’ , relató en un artículo publicado en Excélsior, como en los viejos tiempos, se percibe un hartazgo del gobierno frente a las críticas, movimientos, exigencias y propuestas de algunas OSC. Se les empieza a identificar como el enemigo a vencer; como molestos focos de subversión frente a la voluntad gubernamental .

Hace una semana, González Guajardo cerró una década de trabajo en Mexicanos Primero, con una frase lapidaria: No creemos en los gobiernos redentores, sino en comunidades que se redimen a sí mismas . Y anunció que enfocará sus esfuerzos en el fortalecimiento de MCCI.

Adiós a una década de trabajo colaborativo con el gobierno federal. En vísperas del encarcelamiento de Elba Esther Gordillo protagonista involuntaria de De Panzazo, el filme con el que exhibieron públicamente al SNTE , Mexicanos Primero enfocó sus cabildeos a imponer un modelo de evaluación universal y obligatoria para los maestros del sistema educativo federal.

Eran las primeras etapas de la reforma educativa. Y mientras los equipos de Luis Miranda y Emilio Chuayffet trataban de neutralizar a la disidencia magisterial, la ONG comenzó a presionar a los gobiernos de los estados de Oaxaca, Michoacán, Guerrero y Chiapas por no controlar el chantaje de los maestros en sus entidades en su oposición al proceso evaluador, por lo que consideró que en estos lugares la batalla está pérdida... más no la guerra .

Esta historia tiene pasajes inéditos. Las razones del alejamiento entre González Guajardo, como cabeza de Mexicanos Primero, y el gobierno federal nunca trascendieron, salvo por los constantes signos del hartazgo oficial ante un trabajo que consideran incómodo. ¡Fuera máscaras! Si Claudio quiere ser secretario de Educación y después construir una candidatura presidencial, que lo exprese abiertamente , explotó a mediados del año pasado un funcionario de la SEP cercano a la casa presidencial que participa en la implementación de la reforma educativa.

Algunos trabajos elaborados por su Unidad de Investigación Periodística han enfrentado la cerrazón de los medios convencionales, sometidos a las presiones tradicionales de poderosos grupos de interés. ¿Cerco informativo a MCCI? En cualquier caso, la exposición de casos polémicos ha afectado incluso a personajes cercanos a esta organización, con las consecuentes protestas y exabruptos.

Hay otros ejemplos de acoso a las ONG incómodas. Allí están las auditorías que también sufre el Centro de Estudios Espinosa Yglesias uno de los más críticos del nombramiento de Paloma Merodio como vicepresidenta del Inegi o la intrusión a las oficinas de Causa en Común, tras la marcha Vibra México.

González Guajardo y MCCI tendrán su primera batalla en la integración plena del Sistema Nacional Anticorrupción que en breve vivirá una etapa decisiva con el nombramiento del nuevo fiscal en la materia en ciernes y la elección del nuevo titular del INAI. Sólo la presión de las organizaciones de la sociedad civil y las instituciones académicas podría evitar que las fuerzas partidistas consumen la intención de ratificar al actual procurador, Raúl Cervantes, y de ungir a Manuel Hallivis y Rosendoevgueni Monterrey en las plazas antes mencionadas.