Tras varios lustros de investigaciones, en ambos lados del Río Bravo, muy poco ha podido saberse de los autores materiales de los narcotúneles que con más frecuencia son descubiertos en las ciudades colindantes entre México y Estados Unidos. Del lado estadounidense hay un poco más de información. Los encargados de la seguridad fronteriza asumen que un grupo de ingenieros de Durango -por la actividad minero-metalúrgica que allí se realiza, además de la elaboración de edificaciones madereras- fue reclutado por alguna organización criminal para diseñar y supervisar los trabajos subterráneos.

En México, sin embargo, han ocurrido las únicas detenciones de los probables responsables. Allí está el caso de Felipe de Jesús Corona Verbera, quien a finales de la década de los 90 fue perseguido en Arizona, sospechoso de haber construido un túnel de casi 100 metros de largo, para una banda criminal que trabajó para El Chapo Guzmán.

Estuvo a salto de mata, hasta que las autoridades mexicanas lo detuvieron en Guadalajara hace 10 años. Después de pasar 13 meses en el penal de Puente Grande, fue extraditado a EU. Una juez de Tucson lo sentenció a 18 años de cárcel, que ahora purga. 

Más actual, surgió el caso de Jesús Quirino Sánchez Villalobos, arrestado hace un año por las autoridades mexicanas como sospechoso de lavar dinero para el Cártel de Sinaloa y quien también enfrenta cargos de una corte federal en San Diego, California, como presunto responsable de la planeación y construcción de dos narcotúneles en la frontera californiana. Ambos estaban en patios de construcciones localizadas en la Mesa de Otay, en el lado tijuanense. Y El Quirino -quien también respondía al alias de El Viejo- decidía quién podía usarlos cuando no estaban ocupados por el Cártel de Sinaloa. Uno de los túneles corría 740 metros de extensión; el otro, 615 metros. Y al ser descubiertos contaban con sistemas de iluminación, ventilación, achicamientos de aguas para eventuales encharcamientos y carritos tipo minero sobre rieles, para no tener que cargar.

Sánchez Villalobos espera a que el gobierno mexicano decida sobre la petición de extradición, formulada por el Departamento de Justicia de EU, que le endilga otros 12 cargos distintos. Sus abogados han negado cualquier responsabilidad en esas materias.

Los agentes de la Patrulla Fronteriza dedicados a la detección de los túneles saben que son utilizados para introducir drogas a territorio estadounidense, pero que el crimen organizado también podría emplearlos para transportar dinero e incluso armas. De 1990 a la fecha, las autoridades estadounidenses han detectado 159 de estas madrigueras, casi todas en poblaciones ubicadas del lado mexicano. Sin embargo, en los últimos cuatro años ha habido un incremento de 80% en estos sucesos, lo que ha elevado las alertas del sistema de seguridad estadounidense.

De las épocas de Corona Verbera a la actualidad, las organizaciones criminales han dado un salto cuántico, en términos logísticos: la edificación de estos modernos laberintos puede tomar hasta nueve meses y 1 millón de dólares para verse materializados.

La única forma de frenar su propagación -consideran las policías de EU- radica en la detección de los especialistas que los diseñaron. Y en esos terrenos, nada han podido avanzar... salvo que sospechar de los ingenieros duranguenses... a quienes El Chapo Guzmán podría haber reclutado. 

Es más fácil eso que perseguir y capturar a las hordas de narcotraficantes que introducen sus cargamentos en veloces lanchas con motores fuera de borda que zarpan en la costa de Ensenada y casi siempre llegan sin contratiempos a las cercanías de Carlsbad, muy cerca de Camp Pendleton. En cualquier caso, la vulnerabilidad de las fronteras ha quedado nuevamente en evidencia.

EFECTOS SECUNDARIOS

IRREDUCTIBLES. Ni los recientes eventos harán que el gobierno federal -respaldado por las bancadas del PRI y el Partido Verde en el Congreso de la Unión- modifique la agenda de reformas estructurales que han trazado para el primer trienio del peñismo. Este 2013 va la reforma energética y en palabras del mandamás del bloque tricolor en San Lázaro, Manlio Fabio Beltrones, es congruente con la urgencia de crecer en forma sostenida. El impulso a la exploración y producción de hidrocarburos, en especial el gas no convencional y la asociación con inversión privada en procesos secundarios de la industria petrolera, con garantía de la propiedad estatal, tiene entre sus objetivos básicos proveer energía barata y abasto seguro al aparato productivo y a las familias. Estoy seguro de que los trabajadores de Pemex contribuirán decididamente en ese esfuerzo, sobreponiéndose a la tragedia que hoy enluta los hogares de muchas familias vinculadas al sector petrolero , sentenció Beltrones.

HARVARDIANOS. No obstante las protestas, el expresidente Felipe Calderón ya participa activamente en la vida académica de la escuela John F. Kennedy de la Universidad de Harvard. Pero le será imposible evadir todas las críticas. Y es que justo en el Centro Schorestein de esa prestigiada escuela de gobierno, dentro de un mes se entregará el premio Goldsmith 2013, que reconoce a lo mejor del periodismo de investigación en Estados Unidos. Entre los seis finalistas figura David Barstow, por los reportajes en The New York Times sobre los sobornos pagados por Walmart a funcionarios mexicanos.