Al fin del primer semestre de gobierno, la aprobación del presidente López Obrador es de 61%, la de Peña Nieto fue de 57%, de Calderón de 65%, y de Fox de 63%, según la serie de Consulta Mitofsky.

Los cuatro se mueven en rangos semejantes, no hay nada excepcional, pero el morenista (López Obrador) queda por debajo de los panistas (Calderón y Fox) y sólo arriba del priista (Peña Nieto).

En las recientes encuestas de El Financiero y Consulta Mitofsky, el presidente cae en sus niveles de aprobación, en el caso de la primera de 82% en enero a 66% a finales de junio, 16 puntos menos, y en la segunda de 67.1% en febrero a 61% a finales de junio, 6 puntos menos.

Una explicación de la caída de la buena percepción del presidente, que todavía sigue siendo alta, se encuentra en la valoración que la ciudadanía tiene sobre la actual situación económica y de la seguridad.

De la población, 48% piensa que su situación económica está peor que antes, 37% igual y sólo 14% dice que ha mejorado, según Consulta Mitofsky (El Economista 01.07.19).

En esta valoración influye que 39% de los entrevistados estima que el incremento de los precios ahora es más grave que en el gobierno anterior, 33% que es igual y 29% que es menor.

Y 35% piensa que la creación de empleos nuevos ahora es un problema más grave que en el gobierno anterior, 33% que es igual y sólo 30% que es menor.

El 60% considera que la inseguridad está peor que antes, 23% igual y sólo 9% que ha mejorado. En esta valoración influye que han crecido los homicidios, los secuestros y la presencia del crimen organizado.

El 50% estima que el problema de los homicidios ahora es más grave que en el gobierno anterior, 34% que es igual y sólo 15% que es menor.

Y 48% que el problema de los secuestros ahora es más grave que en el gobierno anterior, 33% que es igual y sólo 16% piensa que es menor.

Sobre la presencia del crimen organizado, 48% considera que ahora es más grave que en el gobierno anterior, 33% que es igual y sólo 16% piensa que es menor.

El deterioro de la imagen del presidente no se va a detener mientras que la ciudadanía no vea que mejora su situación económica y también que se reduzcan los niveles de homicidios y secuestros.

En el corto y mediano plazos, la situación económica no va a mejorar y más bien todo indica que se va a complicar con un crecimiento de menos de 1% del PIB en el 2019 y los efectos negativos que trae consigo esta realidad.

Los especialistas piensan que con la estrategia de enfrentar al crimen organizado y garantizar la seguridad a partir de la acción de la recién creada Guardia Nacional —el mismo Ejército con otro uniforme— se van a elevar y no reducir los niveles de violencia.

Rubén Aguilar

Asesor Político

Convicciones

Licenciado en filosofía, maestro en sociología y doctor en ciencias sociales por la Universidad Iberoamericana (Campus Santa Fe, México). Tiene estudios de comunicación en el ITESO (Guadalajara, Jalisco) y de desarrollo institucional en el INODEP (París, Francia). De 1966 a 1979 estuvo en la Compañía de Jesús.