La rentabilidad electoral, supeditada a la unidad partidista. El proceso de selección de los nueve candidatos que el PRI postulará para competir por las gubernaturas que se disputan el próximo 7 de junio quedó bajo la conducción de César Camacho Quiroz e Ivonne Ortega, pero las negociaciones entre los aspirantes y las facciones partidistas que los impulsan han tenido lugar en el Palacio de Cobián.

En Los Pinos han definido que sólo se admita el registro de un precandidato -lo que implica que el resto de los aspirantes no impugnen las candidaturas de unidad- y que al menos un tercio de las nominaciones sean para mujeres. En apego a esos criterios, Ivonne Álvarez, para Nuevo León; José Ascensión Orihuela, para Michoacán, y Juan Manuel Carreras, para San Luis Potosí, son candidatos virtuales.

Hace una semana, la cúpula priísta trató de inducir a la que sería la segunda candidata a una gubernatura en este 2015: la alcaldesa de La Paz, Estela Ponce Beltrán, quien de acuerdo con la matriz de indicadores generada por el cuarto de guerra tricolor, ofrecería mayores rendimientos en la difícil tarea de tratar de recuperar Baja California Sur, territorio gobernado por la oposición desde 1998.

Los otros aspirantes, Ricardo Barroso Agramont e Isaías González, son senadores. Y cada uno, apelando razones distintas, repudió un dedazo disfrazado de consenso y llevó al límite el cronograma de postulaciones del CEN priísta. Hasta el cierre de este espacio, avanzada la noche, todavía no arrancaba la reunión en la que los tres interesados tenían que resolver sus diferendos. En cuanto llegaran a un acuerdo, se trasladarían a La Paz, donde este mediodía deberá ser registrado el candidato de unidad, de acuerdo con la convocatoria. El domingo se agota el plazo legal para Campeche y el próximo martes, para Sonora.

En las entidades donde el PRI ya resolvió a sus candidatos, quedó una estela de aspirantes lastimados (seis aspirantes en Michoacán; 10 en Nuevo León y 11 en San Luis Potosí) por la intromisión de los gobernadores. En Nuevo León, el legado de Rodrigo Medina de la Cruz quedaba en entredicho si la nominación recaía en el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo. Y ante la amenaza de que su nominación no fuera unitaria, tuvo que plegarse a los designios del priísmo local.

La candidatura de Guajardo se volvió imposible después del fiasco de KIA , refiere un alto funcionario del gobierno federal, el monto de la inversión y el número de empleos a generar con la llegada de esa armadora no le acarrearon respaldos entre las bases partidistas, sino todo lo contrario; quiso hipotecar a la entidad, sin siquiera ser gobernador .

Las directrices del CEN han prevalecido en la definición de la candidatura para San Luis Potosí, que finalmente recaerá en Juan Manuel Carreras, titular de Educación en la administración que encabeza Fernando Toranzo. La decisión fue comunicada por César Camacho Quiroz a los 11 aspirantes, quienes comprometieron su respaldo al elegido.

En ciernes están las deliberaciones sobre las candidaturas en Campeche, Guerrero y Sonora, cuya definición está íntimamente ligada al resultado sudcaliforniano.

El cuarteto de aspirantes lo integran Antonio Astiazarán Gutiérrez, Jesús Alberto Cano Vélez, Claudia Pavlovich Arellano y Ernesto Gándara Camou. Entre estos dos últimos -ambos senadores de la República- saldría el abanderado priísta, aunque en las últimas horas parecía perfilarse una tercera vía , ante las diferencias que afloraron entre los senadores.

El requisito de la unidad podrá cumplirse si el ungido incluye en su equipo a representantes de todos los grupos , refiere una fuente del CEN priísta, y en este caso, el único aspirante que ha construido un escenario de ese tipo es Astiazarán .

En Guerrero, el póquer de aspirantes está integrado por Manuel Añorve Baños, Héctor Apreza Patrón, Héctor Astudillo Flores, Mario Moreno Arcos y Cuauhtémoc Salgado Romero.

Y en Campeche buscan la nominación: Ana Martha Escalante Castillo, Alejandro Moreno Cárdenas, Raúl Aarón Pozos Lanz, Óscar Román Rosas González y Renato Sales Heredia.

Para Querétaro -donde será publicada la convocatoria en 10 días- hay tres aspirantes: Roberto Loyola, alcalde de la capital; Braulio Guerra Urbiola, líder de la fracción priísta en el Congreso estatal, y el ex diputado federal Jesús María Rodríguez, quien a mediados de la semana acudió al Palacio de Cobián.

Y es que la falta de acuerdos entre los grupos políticos queretanos ha generado inquietud en el gobierno federal, que prepara la estancia del presidente Enrique Peña Nieto en el 98 aniversario de la promulgación de la Constitución federal. Para entonces -si no hay rebeliones o exabruptos- ya habrá candidato de unidad .

Al final, Colima. El aspirante más aventajado es el actual secretario de Desarrollo Económico, Rafael Gutiérrez Villalobos, quien cuenta con el respaldo del gobernador Mario Anguiano. ¿Y el mejor posicionado? El alcalde capitalino, Federico Rangel Lozano.