Los asuntos de salud, específicamente de la pandemia y vacunas, estuvieron entre las prioridades de la reciente cumbre trilateral de mandatarios de Norteamérica.

Por ello llamó poderosamente la atención la ausencia del titular del ramo en México, el secretario Jorge Alcocer, quien justamente en la semana previa había recibido sendo regaño presidencial por el interminable desabasto, el cual ante la persistente realidad que viven pacientes e instituciones públicas, las autoridades ya no pueden negar.

Alcocer prefiere seguir dejando que se luzca el subsecretario Hugo-López-Gatell, quien a su vez muy gustoso integró la comitiva que acompañó al presidente López Obrador a Washington, D.C.

Son esas decisiones sin explicar razones -como ya es usual en esta administración- lo que genera vacíos y detona rumores como el de la supuesta renuncia de Alcocer esta misma semana. El vocero presidencial Jesús Ramírez desmintió la versión, pero todas esas señales encontradas y poco congruentes -regaño, desregaño, ausencia en viaje- se quedan en el aire y generan confusión. Nos dicen fuentes cercanas que no es la primera vez que el titular de Salud presenta su renuncia pero el primer mandatario se niega a aceptársela.

De vacunas y cadenas de suministro

Y hablando de los asuntos de la cumbre trilateral de Norteamérica, entre lo que hay que rescatar de la Declaración conjunta “Reconstruyendo mejor juntos: Una América del Norte segura y próspera,” está el compromiso que asumieron los mandatarios de México, Estados Unidos y Canadá en principio para remontar la pandemia que aún no termina, pero también con miras a estar preparados ante inminentes riesgos futuros por enfermedades infecciosas en general.

En principio se incluyó lo referente a vacunas antiCovid; tanto por la necesidad de seguir donando inmunizaciones a países menos favorecidos de América Latina y el Caribe, como por otro punto también relevante: impulsar la fabricación de futuras vacunas en Norteamérica; y aquí se precisó que hay que ir más allá del tema de influenza (es que el marco de colaboración está acotado a influenza porque se definió a partir de la epidemia de 2009), sino en general para las distintas potenciales amenazas sanitarias mundiales.

Seguramente también se tocó en corto el tema de que EEUU y Canadá acepten la vacuna rusa Sputnik y las chinas, pero eso no se incluyó en la declaración; solamente quedó asentado que trabajarán juntos “para el reconocimiento de las vacunas contra COVID-19 consideradas seguras y eficaces por la OMS para garantizar una movilidad segura en la región”.

Los 3 países acordaron encontrar formas de colaboración en otros 5 aspectos:

*Reforzar las cadenas de suministro médico.

*Mejorar la distribución mundial de vacunas.

*Apoyar la seguridad sanitaria mundial.

*Invertir cada país en su personal sanitario.

*Combatir la falsificación de medicamentos.

Es interesante el punto de las cadenas de suministro de insumos médicos porque se habló de apoyo a empresas pymes y alinear las definiciones de industrias esenciales para minimizar las interrupciones y reducir la vulnerabilidad ante productos falsificados y pirateados que amenazan precisamente la integración de dichas cadenas. La pregunta aquí es si a partir de este acuerdo trilateral, el gobierno de México cambiará de actitud hacia la planta productiva nacional de insumos de salud que no es menor y que pudiera ir teniendo puertas abiertas al enorme mercado norteamericano.

Otro tema importante puesto sobre la mesa, sobretodo para Estados Unidos y Canadá, fue el relativo a la crisis de opioides que se agravó durante la pandemia por el creciente número de muertes por sobredosis que ocasiona en ambos países.

Y uno más fue el que nombraron como “epidemia de salud pública,” derivada de la violencia armada que afecta antetodo a México por los cientos de miles de armas de fuego que cruzan la frontera anualmente. De esto, se seguirá hablando en el Diálogo sobre las Drogas en América del Norte a partir de 2022.

Inspección a Operadores Logísticos

Tal pareciera que el manotazo de AMLO para resolver el abasto de medicamentos movió un poco el avispero en Salud.

Nos cuentan que unos días después del regaño al secretario  Alcocer y al titular de Insabi, Juan Ferrer, les llegó a varios operadores logísticos un grupo de inspección formado por representantes de la Secretaría de Hacienda, de la Secretaría de Salud y del Órgano Interno de Control (OIC) del Insabi que representan a Función Pública. Los visitantes buscaron hacer una revisión muy completa, pero realmente no tenían idea de lo que veían,; de las cantidades que se reciben, de cómo se opera en almacenes y de lo que rechazan los institutos de salud. Tampoco sabían que hay un documento donde la industria viene pidiendo desde hace meses homologar requisitos para que los institutos de salud no les rechacen entregas; los medicamentos están atorados en los almacenes, y de nada sirve que se hayan comprado mientras no lleguen a hospitales y centros de salud donde está el paciente. Es lo que está deteniendo el reparto de medicamentos y otros insumos de salud desde hace meses.

Si lograron entender algo, debieron haberse ido con la claridad de que todo está atorado en el embudo formado en la última milla. Eso le toca resolverlo al área de Abasto del Insabi. El doctor Adalberto Santaella tenía en su escritorio la propuesta de la industria para resolverlo pero pues él ya renunció y quien llegó en su lugar evidentemente sigue sin entender la cadena de suministro...

Levantaron unas minutas. A ver si de algo sirve y obligan a la gente de Ferrer a que de una vez por todas ya se ponga las pilas.

Y nos cuentan que en todo el 2021 los operadores logísticos no han cobrado ni un peso por sus servicios. O sea, otra mancha más al tigre: es deuda del instituto encabezado por Juan Ferrer. ¿Cuánto serán ya los pasivos que arrastra? Eran cientos de millones, pero como no avanza la cosa, ahora seguramente ya superan los mil millones de pesos. Y a eso hay que agregarle la deuda de UNOPS que en medio de los enredos con Insabi, tampoco resultó un ágil pagador.

maribel.coronel@eleconomista.mx

Maribel Ramírez Coronel

Periodista en temas de economía y salud

Salud y Negocios

Comunicadora especializada en salud pública y en industria de la salud. Cursando la maestria en Administración en Sistemas de Salud en FCA de la UNAM.

Fundadora en 2004 de www.Plenilunia.com, concepto sobre salud femenina. Me apasiona investigar y reportar sobre salud, innovación, la industria relacionada a la ciencia, y encontrarle el enfoque de negocios con objetividad a cada tema.

Lee más de este autor