De manteles largos, Roy ­Alberto Campos Esquerra y Héctor Marcelo Ortega Villegas. Hace un cuarto de siglo abrieron Consulta, la casa encuestadora con la que el mítico Warren Mitofsky se asoció, para abrir un nuevo capítulo de la demoscopia en México.

Campos y Ortega —junto con Juan Carlos Cervantes Willis, fallecido hace 10 años— protocolizaron ante notario su empresa, el 9 de febrero de 1995. Orgullosos norteños, matriculados en la UNAM, los tres habían trabajado en la dirección de estadística del Inegi durante la década anterior, hasta que en 1988 fueron enviados a la asesoría técnica de la Presidencia de la República, bajo las órdenes del historiador Ulises Beltrán, convertido en pollster de Los Pinos tras la caída del sistema.

José Córdoba Montoya era el jefe de la Oficina del presidente Carlos Salinas de Gortari. A su proyecto transformador se oponía la deslegitimación generada por las acusaciones de fraude electoral. Las mediciones del humor social —que Beltrán leía al presidente, pero que eran elaboradas por equipo de estadísticos y politólogos en el que participó Campos— sirvieron para orientar la propaganda oficial y guiar la acción gubernamental.

Las encuestas sobre la preferencia electoral no podían hacerse con la amplitud y profundidad requeridas, si los entrevistadores se identificaban como agentes gubernamentales. Entonces, Beltrán —sin dejar Los Pinos— abrió OP (Opinión Profesional en los registros oficiales, aunque tirios y troyanos sabían que eran las siglas de la Oficina de la Presidencia), por la que pasaron otros encuestadores que trabajarían para los presidentes (Rolando Ocampo, para Vicente Fox, y Rafael Giménez, para Felipe Calderón).

Antes de las elecciones presidenciales de 1994, vino un boom para la industria de las encuestas sobre las preferencias electorales. La incertidumbre generada por el alzamiento zapatista y el asesinato de Luis Donaldo ­Colosio obligaba a la precisión, en la emisión de los resultados de los comicios. Dentro del Grupo San Ángel, Carlos Fuentes y Federico Reyes Heroles promovieron una encuesta de encuestas. El choque de trenes pronosticado por los intelectuales nunca ocurrió y tampoco hubo dudas sobre la victoria de Ernesto Zedillo.

Las exit polls en México entonces eran ensayos tropicalizados de la técnica desarrollada por Warren Mitofsky para CBS en Estados Unidos. El experimentado pollster, invitado por Beltrán, realizó un viaje relámpago, como visor de las mediciones a boca de urna en las elecciones en las que Jesús Murillo Karam resultó electo gobernador de Hidalgo.

Campos y Ortega fueron los guías de Mitofsky durante esa breve estancia. Y un año después, ambos exdirectivos del Inegi abrieron Consulta, quien tuvo en exclusiva los derechos de representación de Mitofsky International hasta el fallecimiento del pollster, en el 2006.

Nieto de Fray Kempis —uno de los mejores cronistas del beisbol en el noroeste— Campos Esquerra llegó al Distrito Federal a los 18 años, para matricularse en la Facultad de Ciencias. Y como muchos estudiantes foráneos de la UNAM, tuvo que trabajar para completar su mesada. Su primera chamba fue como auxiliar en una oficina de correos y accidentalmente descubrió que podía vivir de la estadística.

Recién graduado de actuaría (también se graduó de matemáticas y psicología social), ingresó al área de cómputo de Teléfonos de México y allí le llegó la llamada de Edmundo Berumen, quien fue su profesor en la maestría y ocupaba una subdirección en el Inegi. Durante una década trabajó en ese organismo, hasta la fundación de su empresa.

Campos pudo haber sido pollster presidencial, de haber aceptado la invitación de su amigo, Eduardo Sojo Aldape, de sumarse a la causa foxista. Desde entonces, también evitó la consultoría estratégica y enfiló a Consulta Mitofsky a las coberturas electorales de Noticieros Televisa, como proveedor de hacer las exit polls.

El resultado electoral del 2006 —la primera elección presidencial que perdió AMLO— ubicó al encuestador de un lado de la historia electoral contemporánea, del que nunca ha renegado. Como muchas otras industrias, la demoscopia debe adaptar sus técnicas a los cambios tecnológicos.

Por méritos propios, Consulta se ubicó como uno de los referentes, en la información sobre las tendencias electorales. Ahora, Mitofsky busca redefinir la investigación de la opinión pública.

Efectos secundarios

COMPROMISO. En el nuevo modelo de atención a víctimas que impulsa la CEAV, víctimas y colectivos encontrarán un trato digno, un acompañamiento cercano y una atención cálida, prometió la comisionada presidenta ­Mara Gómez.

SECUELAS. La aplicación de la NOM 051 sobre etiquetado de advertencia para los alimentos y bebidas industrializados podría afectar a los productos que actualmente respalda la Federación Mexicana de Diabetes. La mayoría de estos alimentos contiene edulcorantes no calóricos, pero no podrán ser identificados con facilidad en el panel frontal del producto.

Alberto Aguirre

Periodista

Signos vitales

Periodista y columnista de El Economista, autor de Doña Perpetua: el poder y la opulencia de Elba Esther Gordillo. Elba Esther Gordillo contra la SEP.