La reforma energética mexicana necesita varios impulsos para ser reconocida a nivel mundial. Los temas más urgentes tienen que ver con transparencia, información y corrupción y a mediano plazo la construcción de una clase empresarial y la creación de recursos humanos donde involucren a los jóvenes, pero no de 20 años, sino de muchachos preparatorianos sin ganas de ir a la universidad y que bien entrenados harían la diferencia.

Una conversación con John Reynolds, councillor y deputy provost de Aberdeen, la ciudad cuna del desarrollo petrolero del mar del Norte, ayuda a sintetizar lo que piensan las empresas petroleras europeas de México: hay interés, pero no información. La corrupción es un tema que frena al sector y los empresarios mexicanos tienen que salir a buscar alianzas y acuerdos.

Pemex es importante, pero no es el único elemento de la ecuación. El reto que ven las petroleras es que sea parte de los cambios, parte del proceso, acompañante que no estorbe. Es importante que a la petrolera se le apoye y que no se le mantenga atada a un esquema fiscal donde las ganancias son del Estado y las pérdidas, de la empresa.

Otro punto relevante es la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) y las restricciones de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) a los contratos. Mucha de la información por la que se paga en el cuarto de datos debería ser gratuita y el regulador debe distribuirla entre los interesados para buscar así el éxito de la Ronda Uno. La perspectiva es sencilla, ése es su trabajo y si se le imponen tantas condiciones se hace imposible su operación. Si provocas un concurso imposible, más en un contexto donde el precio del petróleo no es el mejor y la tendencia en el mercado es de saturación, precios bajos y cada vez más inmunes a la geopolítica, porque los rusos y los iraníes no se detienen, seguirán bombeando.

La CNH es un regulador que necesita mayor independencia para moverse. Debe ser fuerte para poder dejar fuera a competidores o posibles licitantes que se convertirán en un dolor de cabeza y grande para abarcar todo el espectro de responsabilidades que le corresponde. Estas características permitirán que la corrupción no sea un problema; mientras menos gobierno y más institución del Estado sea, es mejor.

¿Todo el poder? No, pero sí la mayor independencia y coordinación con el resto de las instituciones.

Finalmente, el tema del contenido nacional. Nos cuentan que Aberdeen nació de la nada, era un pueblo donde los texanos caminaban por Escocia y las empresas británicas no existían. ¿Qué provocó el cambio? Una crisis como la actual, cíclica, de precios, hace 30 años. Los empresarios pasaron de contratistas a generadores de conocimiento y se convirtieron en el centro de negocios más importante de la región; hoy los texanos van a comprar ahí, no a vender nada.

Buzos.

1.- A esos novatos que piden que Pemex venda gasolina barata como en EU les digo que no sean majes. Si la gasolina es cara en México es por los impuestos que cobra la SHCP, no porque Pemex la venda cara. Por cierto, a ver cuándo hacen público el contrato de marca que se firmó para que la marca Pemex funcione en las 50 gasolineras que se van a abrir; sí, leyó bien, serán 50. Pónganse abusados.

2.- Juan Acra será el presidente del Consejo Mexicano de Energía, el organismo cúpula del sector privado que trae la bendición de la Sener. Este lunes se presenta en sociedad; ojo, hay varios otros organismos que no han sido invitados, la exclusión puede salir demasiado cara en un momento donde se necesita tener a todos juntos.