La tarde del sábado 3 de abril del 2010 en Ciudad Mier Tamaulipas, en hechos confusos, fueron aparentemente encontradas por efectivos militares diversas personas heridas y dos menores sin vida de nueve y cinco años de edad.

La Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) inició de oficio el expediente de queja correspondiente, en el que recabó las evidencias del caso y realizó las diligencias que consideró necesarias para el esclarecimiento de los hechos.

De acuerdo con la CNDH, la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), a cargo del general Guillermo Galván Galván, durante la investigación de violaciones a los derechos humanos, mostró desinterés y falta de colaboración.

Con todo, concluyó la Comisión, ocurrieron violaciones a los derechos humanos, a la vida, a la seguridad personal, al trato digno, al acceso a la justicia, a la legalidad, a la seguridad jurídica y al derecho de los menores de que se proteja su integridad, por actos consistentes en privación de la vida, atentados a la integridad y seguridad personal, tratos crueles y otros relacionados.

De acuerdo con la versión de la Sedena, los lamentables hechos ocurrieron cuando un grupo de militares fue agredido por un convoy de camionetas, suscitándose un enfrentamiento siendo que, al término de la agresión, al revisar el lugar de los hechos se localizó en el interior de un vehículo el cuerpo sin vida del menor Martín Almanza Salazar y el de otro agresor.

Posteriormente, un civil hizo del conocimiento de los efectivos militares que aproximadamente a 1 kilometro del lugar se encontraba un grupo de personas heridas. Al verificar la información por parte de los integrantes del Ejército mexicano, fueron detectados los heridos y encontrado sin vida otro menor de nombre Bryan Almanza Salazar.

Para la Sedena, la sustancia de los hechos consistió en una agresión repelida por el Ejército mexicano con grave riesgo de la vida de los efectivos, en la que se brindó la asistencia médica que incluyó la conducción de una ambulancia de protección civil, debido a que el chofer de la misma se negó a hacerlo por temor a sufrir una agresión.

Por el contrario, de acuerdo con la versión de la Comisión Nacional de Derechos Humanos derivada de las declaraciones de testigos, agraviados y otras evidencias, las hoy víctimas que transitaban en una camioneta fueron agredidas sin causa alguna al pasar un retén militar en el que no se les marcó el alto.

Entre sus recomendaciones al secretario Guillermo Galván Galván, la Comisión Nacional de Derechos Humanos solicita se instruya para que se tomen las medidas necesarias a efecto de reparar los daños y se indemnice a los familiares de los menores Martín y Bryan, fallecidos en esos hechos.

Por su parte la Secretaría de la Defensa Nacional cuenta con 15 días, que se encuentran corriendo, para contestar la recomendación emitida el 16 de junio del año en curso.

Se trata de un hecho relevante, porque se están confrontando a las dos instituciones del país con mayor prestigio entre la sociedad, las cuales sostienen versiones diversas sobre un hecho lamentable que empaña el combate contra la delincuencia organizada, y el cual tiene como actor fundamental al Ejército mexicano.

Cabe mencionar que la CNDH efectuó también recomendaciones relevantes al procurador general de la República, Arturo Chávez Chávez, con el fin de que se esclarezcan los hechos, materia de la recomendación, y que se permita a los familiares y los agraviados acceso pleno a la justicia, castigando en consecuencia a los responsables y se envíen a la Comisión las pruebas que acrediten el cumplimento de la recomendación.

Estaremos atentos a la contestación de las autoridades y lo comentaremos en próximas colaboraciones.