El presidente se llena la boca diciendo: “el que nada debe, nada teme”. Usa esta frase especialmente cuando se refiere a las y los científicos investigados por las denuncias en su contra emitidas por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, Conacyt, o, a últimos años mejor conocido como el Conashit. Pero cualquier mexicano sabe que eso no es cierto, que los policías siembran evidencia, que hacen detenciones sin razón y que los ministerios públicos ponen en las declaraciones palabras que no salieron de la boca de quienes acusan o se defienden (solo el 44% de las mujeres detenidas reportaron que la autoridad escribió exactamente lo que dijeron en su declaración).

También sabemos que las prisiones están repletas de personas sin sentencia, 4 de cada 10 según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). Y paradójicamente, la cifra negra de delitos está por arriba del 90%, por lo que sabemos que de quien la hace, seguro el noventa por ciento no la pagará y que, si del diez restante se traducen en denuncias, por ejemplo, denuncias de violación, sólo el 5% terminará con una sentencia. Todo esto indica que es más probable que el que nada debe, mucho tema, y tema mucho más, si es una mujer.

México Evalúa presentará esta semana el reporte Hallazgos 2020, que hace un seguimiento al sistema de justicia penal, por primera vez, con un enfoque de género, y los resultados son escalofriantes.

Cuando una mujer es detenida, tiene un 62% de probabilidad de ser amenazada con hacerle daño a su familia, y el 52% de que se le levanten cargos falsos. ¡Ya sé! Nos pasa a todos. Sí, pero a los hombres en menor proporción, 38% y 48% respectivamente. Aunque con un 1% tendría que ser un escándalo. Como la historia de Norma, quien está en prisión acusada de secuestro. Ella se dedicaba a vender aguacates, se subió al vehículo de otra mujer quien le iba a dar un aventón, cuando fue detenida y trasladada por los policías primero a una casa de seguridad en donde le tomaron fotos y video, y después al ministerio público. El policía de investigación le dijo que podía ayudarla si cooperaba, ella respondió que no, entonces él le mordió un pezón y la violó. Los jueces de control preguntaron solo al 18.9% de los hombres detenidos si tenían alguna queja por la forma en la que fueron privados de la libertad, cuando las detenidas fueron mujeres, sólo se lo preguntaron al 16.6%.

Menos de la mitad de las mujeres detenidas tuvieron oportunidad de ofrecer pruebas de su inocencia. Y lo que me parece todavía más aterrador, es el cómo la ‘austeridad’ ha sido la responsable intencionalmente o no, de que los datos más actualizados sean del 2016. Los datos de México Evalúa provienen de la Encuesta Nacional de Población Privada de la Libertad (ENPOL) 2016 realizada por el INEGI. La encuesta que tendría que haberse hecho después fue cancelada en enero del 2019 por recortes en el presupuesto.

No sería ninguna sorpresa que estuviéramos peor, si hay menos dinero, y un gobierno que no entiende de los problemas del país y menos de la perspectiva de género. ¿Qué esperar de quien dice desconfiar de la autenticidad de las manifestaciones feministas? López Obrador cree que las marchas con capuchas, pintura y martillos buscan hacerlo quedar mal. Si el presidente supiera que quedar mal es lo que mejor sabe hacer, y además puede hacerlo solo.

Pamela Cerdeira

Periodista, conductora, locutora, escritora y comunicadora mexicana

Columna invitada

Periodista, conductora, locutora, escritora y comunicadora mexicana. Conduce el programa "A Todo Terreno" en MVS Radio. Ha escrito para diversas publicaciones y trabajado en distintos espacios en radio y televisión.

Lee más de este autor