Con una frase lapidaria y sin argumentos que se sostengan, el titular de la SEP anunció la desaparición de la prueba Enlace, la única medición más o menos confiable de que se disponía y que desde que se puso en marcha molestó a las cúpulas tan negadas a someterse a la evaluación.

En palabras del presidente de Mexicanos Primero, Claudio X. González, pareciera una moneda de cambio, una más para tratar de ganar simpatías de los líderes sindicales que siguen poniendo obstáculos a la reforma educativa; al tiempo que se destacan las diferencias entre la SEP y el INEE, organismo que estaba haciendo un análisis de la prueba.

El organismo reconoce que había errores y abusos, pero que Enlace era confiable en 95%, que resulta parcial la aseveración del secretario Chuayffet sobre las supuestas distorsiones entre los resultados de Enlace y los de PISA, porque -bien leídos los resultados- Chiapas está en el lugar 30 y no en los primeros, como sostuvo Chuayffet.

Igual preocupa que la presidenta del INEE, Sylvia Schmelkes, diga que no es muy grave que nos quedemos un año sin evaluación, porque los resultados del 2014 serían igual a los del año anterior. O sea que los mexicanos les pagamos sin necesidad a todos los vinculados con Enlace todo un año. Lo realmente grave es que el INEE tardara un año en darse cuenta que su trabajo no serviría de nada.

No es verdad que sólo se dejará un año sin evaluar; se prevé que para mayo del 2015 se cuente con una nueva generación de exámenes para medir la calidad del sistema educativo, para entonces estaremos a la mitad del actual sexenio, quien sabe si seguirá ?Chuayffet en la SEP. Para cuando se tengan los primeros resultados, estaremos en la recta final del sexenio, muy cerca de que llegue un nuevo Secretario a descalificar todo lo hecho.

Por cierto, los estímulos económicos a los profesores comenzaron con Carlos Salinas de Gortari, fue entonces que se diseñó un programa con la llamada carrera magisterial, por lo tanto no es nuevo premiar con dinero el desempeño, si se hace una revisión a los procesos de la carrera magisterial tal vez se encuentren con sorpresas similares. Estimular económicamente el desempeño no es un error, es un principio de la productividad, se complica cuando la corrupción contamina los proyectos y la solución no es abatirlos, sino vigilarlos y modificarlos.

Hay que reconocer que históricamente los avances en materia de educación pública en México se dan a cuenta gotas. Cuando los temas no son del agrado de los líderes sindicales han resultado sumamente complicados, poner en marcha Enlace o la Alianza por la Calidad de la Educación fueron logros que impulsó Josefina Vázquez Mota a pesar de que en ese momento el poder de Elba Esther Gordillo era avasallador, ya no está al frente del SNTE y los obstáculos que interponen las cúpulas siguen dominando. Si ya se detectaron los abusos entonces hay un avance y la solución es corregir. Más aún si en bachillerato se mantendrá la evaluación quiere decir que no todo está perdido, hay elementos para modificarla en otros niveles.

La educación es uno de los grandes temas pendientes del país y no será con bandazos como la suspensión arbitraria de las pruebas de evaluación que se avance. Porque no se debe dejar de evaluar ni un solo día, mucho menos un año. Si en México se van a cancelar todos los programas que se han corrompido habrá que un pensando en cerrar el gobierno.

Una joya: la falta de coordinación entre SEP e INEE es tal que hoy usted puede escuchar en los medios los spots de la campaña sobre la importancia de evaluar la educación.

[email protected]