No cabe duda de que el tema de las elecciones presidenciales continúa siendo motivo de gran interés para los mexicanos, pero también de preocupación por parte de innumerables miembros de la población.

El hecho de que Margarita Zavala dejara la contienda presidencial y el desarrollo del segundo debate se sumaron a los grandes acontecimientos de estas últimas semanas. Sin embargo, los cuatro candidatos vigentes se encuentran muy activos en sus campañas electorales, realizando diversas actividades de proselitismo y de difusión de sus programas políticos, con el objetivo de obtener el voto de los ciudadanos. Es por ello que, hoy más que nunca, es importante seguir la huella de cada uno de ellos, de sus propuestas, de sus posturas, de sus visiones de país, de su desempeño en lo personal, lo profesional, lo familiar, etcétera.

El presente artículo será el último de un servidor que saldrá antes de las elecciones de este 1 de julio del 2018, por lo que en esta ocasión me permitiré destacar la importancia de la participación de los jóvenes en la decisión del futuro de nuestro país.

Seguramente hemos escuchado que en estas elecciones 2018 uno de cada tres votos provendrá de los jóvenes; también se ha mencionado que cerca de 25 millones de jóvenes mexicanos estarán en posibilidades de votar, cifra nada despreciable para cualquier candidato. Como puede observarse, el voto de los jóvenes se vuelve crucial y trascendente, motivo por el cual es preciso promover enfáticamente su participación activa, su imprescindible visita a las urnas para que puedan emitir —con un alto sentido de responsabilidad—, un voto que refleje claramente lo que desean para nuestro país.

Sin embargo, cabe preguntarse: ¿todos los jóvenes saldrán a votar?, ¿serán conscientes de la importancia de su voto?, ¿a quién le corresponde motivar a los jóvenes para garantizar que voten este 1 de julio? Desde luego, no tenemos todas las respuestas, pero resulta fundamental que los padres animen a sus hijos a cumplir libremente con sus deberes ciudadanos, y así influir en la vida política de nuestra sociedad. La Responsabilidad Social comprende el ejercicio de los valores cívicos, si queremos realmente formar ciudadanos socialmente responsables.

Los padres de familia —desde que sus hijos son pequeños y a lo largo de su desarrollo—, deben crear en ellos esta conciencia cívica que los impulse —a partir de sus 18 años—, a tomar parte en las decisiones más importantes de la vida de los mexicanos. Esta conciencia debe reforzarse en la escuela, a lo largo de su trayectoria académica, incluyendo la Educación Superior, y por supuesto, debe hacerse efectiva al cumplir la mayoría de edad.

En este sentido, las universidades, por lo que toca a sus jóvenes estudiantes, también juegan un papel preponderante para acercar —en la medida de lo posible—, a los candidatos presidenciales a los universitarios, mediante la realización de diferentes actividades académicas: foros de análisis de las diferentes propuestas, conferencias sobre el proceso electoral y su importancia, debates frente a las diversas posturas, etcétera. El momento histórico en el que nos encontramos hace propicio y necesario involucrar a los jóvenes para motivar su participación en estas elecciones presidenciales, pero a su vez, a los diversos stakeholders o grupos de interés de su comunidad universitaria, como serían sus egresados, personal académico, administrativo y de servicios, padres de familia, proveedores, bienhechores, etcétera.

Por otra parte, los propios candidatos presidenciales han aceptado acercarse a algunas universidades para presentarse directamente con los jóvenes, para establecer algún diálogo con ellos, y por supuesto incidir en su elección y ejercicio del voto, un voto que deberá ser razonado, reflexionado, una vez que han podido conocer y comparar a dichos representantes.

De esta forma, podemos señalar que la Responsabilidad Social de las universidades debe llevarlas a promover en los jóvenes una participación activa, en plena libertad, para incidir positivamente en el futuro de nuestro querido México.

*Catedrático de la Facultad de Responsabilidad Social de la Universidad Anáhuac México. Twitter: @CLARES_Anahuac

rdelgado@anahuac.mx