Las empresas reconocen que tener un ambiente laboral centrado en la persona genera un mejor desempeño.

En esta ocasión abarcaremos los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) 5 y 6 desde la perspectiva del sector privado (IP) en México.

El quinto objetivo: Igualdad de Género, señala la necesidad de realizar un diagnóstico para conocer lo que se está haciendo en este tema, para entonces establecer estrategias que promuevan la igualdad.

Los organismos privados reconocen que contar con un ambiente laboral centrado en la persona, que favorezca la igualdad entre hombres y mujeres, trae como consecuencia empresas con un mejor desempeño. Sin embargo, esto conlleva cierta dificultad para algunas organizaciones dependiendo del giro, surgiendo la pregunta de cómo involucrar a mujeres en trabajos que culturalmente no están destinados a ellas, ante lo cual se presentaron diversas propuestas de solución, como la tecnología, la capacitación de mujeres para trabajar en lugares ocupados predominantemente por hombres, etcétera.

Un punto medular de reflexión fue la necesidad de crear las condiciones laborales para que las mujeres puedan combinar eficazmente las vidas laboral y familiar, presentándose las buenas prácticas utilizadas por las organizaciones empresariales en políticas correspondientes a recursos humanos. Adicionalmente, será importante materializar los beneficios y logros económicos de trabajar en favor de la igualdad dentro de las instituciones.

El sexto objetivo: Agua Limpia y Saneamiento, hace referencia a la importancia del vital líquido en la calidad de vida y la salud del ser humano, de manera que el acceso al agua potable es indispensable para el bienestar de la población en general. A pesar de que 96% de la población en México tiene acceso a agua potable, éste sigue siendo un problema mayor y de gran importancia para las zonas rurales, en especial las de pobreza extrema.

El cambio climático implicará para el país un aumento en sequías e inundaciones; sin embargo, no existe una conciencia real sobre los costos e impactos que esto conllevará, de manera que aún no se han tomado las medidas correctivas necesarias para mitigar los daños.

Los programas en materia de manejo y uso del agua deben iniciar al interior de las organizaciones y extenderse a toda la cadena de valor. Existe la necesidad de difundir y replicar los proyectos exitosos en los sectores público y empresarial así como reforzar la concientización de la población y la comunicación de las políticas públicas que ya se tienen. De igual forma, generar alianzas con la sociedad civil y el gobierno, trabajando de manera conjunta para combatir la escasez, calidad y falta de acceso al agua potable.

Continuaremos presentando los siguientes objetivos en la siguiente edición.

*Director de la Facultad de Responsabilidad Social y del Clares de la Universidad Anáhuac México Norte.

Twitter: @CLARES_Anahuac