Nunca esta frase fue tan poderosa para analizar la realidad mexicana, muchos rincones del mundo que padecen del mismo mal —los neonativismos, populismos, vueltas al pasado o como usted lo quiera llamar— no sólo comprometen el desarrollo económico de las naciones, sino que condicionan nuestro humor social. Antes, la política se quedaba fuera de casa, hoy gracias a las benditas redes sociales, inunda lo más íntimo de la convivencia social y familiar. en chats familiares y sobremesas abundan los desencuentros por cuestiones políticas.

La creciente polarización social en México atrofia la convivencia: o eres de la mafia del poder o eres de la 4T, o eres fifí o eres chairo. Los puntos de vista en ambos bandos son aniquilantes, provocan linchamientos mediáticos, familiares y laborales. Querido lector, el terror sistemático produce obediencia silenciosa. ¿Qué sigue? ¿denunciar a los familiares y amigos o simplemente dejar que los políticos peleen entre ellos? que para eso se alquilan, alguien dudaba que el pleito entre Ricardo Monreal y Martí Batres es aniquilante y todavía tienen varios rounds pendientes.

Muchos motivos tenemos los mexicanos para sentirnos frustrados: desempleo, inseguridad, violencia sistemática contra las mujeres, desarrollo económico cero, sargazo en nuestra más linda playa, atletas y equipos de futbol de medio pelo y para acabarla de amolar el cruz azul tiene 20 años sin ser campeón. Los dioses del olimpo se confabulan para que los mexicanos vivamos permanentemente enojados, aunque el Inegi tenga otros datos.

La política mexicana se alimenta de esa frustración. el grupo político en el poder promete ser mejor que el anterior, lo cual no es ningún mérito. El abono del discurso es el rencor social, los muros imaginarios, los aeropuertos caros, todos ellos enemigos imaginarios encarnados por molinos de viento. La política no tiene derecho a comprometer la felicidad de las personas, ni los políticos deben alimentar los temores, ni nosotros tomar bando en sus pleitos; seamos insensibles testigos de su canibalismo y frustración política.

Palabras llanas

El profesor Rafael Ochoa, exdirigente del SNTE, sumó a un centenar de organizaciones de la sociedad civil, maestros, candidatos independientes a la agrupación Convicción, que busca su registro para constituirse en partido. El profesor muy confiado señaló que lograrán la meta de afiliar a 300,000 ciudadanos sin mayor problema. ¿será?

Eliseo Rosales Ávalos

Abogado

Los mismos de siempre

Politólogo y abogado, académico, columnista, presidente de ciudadanos sin partido y orgulloso mexicano.