Estados Unidos considera que en Cuba, Venezuela y Nicaragua, gobiernan dictaduras, por ello ha impuesto severas sanciones contra funcionarios de alto nivel.

La fascinación del gobierno de México por los regímenes autoritarios alcanzó mayor notoriedad el pasado fin de semana y ha seguido en los días posteriores, muchos espaldarazos para los regímenes e indiferencia ante la opresión contra los ciudadanos sean de Cuba o de Venezuela; donde impera la hambruna, la falta de alimentos, medicamentos, combustibles, trabajo, dinero y sobre todo, predomina la violación a los derechos humanos.

¿Y las implicaciones en la relación con Estados Unidos? Eso parece que los tiene sin cuidado, pero hay que decirlo, los demócratas tienen un límite y la verdad es que las acciones del gobierno morenista ya lo rebasó, se está sintiendo en el rigor con el que están respondiendo en los temas vinculados con el tratado comercial, la migración y el tráfico de personas y drogas.

Por supuesto, todos los países tienen derecho a determinar el rumbo de sus relaciones con los demás, pero no puedes criticar y menos ofender a tu principal socio comercial y vecino y eso fue lo que hizo el presidente de México cuando llamó lacayos a los miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA). ¿Nadie le dijo que ese calificativo lo usaba Fidel Castro? No es un secreto que la OEA está controlada por Estados Unidos, así ha sido durante toda su historia, si uno de sus integrantes no está a gusto pues se da de baja y se acabó, se puede ir al Celac, al Foro de Sao Paulo o dónde lo lleven sus preferencias ideológicas.

Previamente el canciller anunció la intención de reanudar relaciones diplomáticas con Corea del Norte ¿En serio? Porque una cosa era Trump y sus delirios, que por cierto no se concretaron en realidades, y otra muy distinta Biden, quien no tiene la menor intención de hacer migas con Kim Jong-Un.

Que México se vincule con un régimen sancionado por todo el mundo por sus ejercicios nucleares solo se entendería si el Partido del Trabajo lo puso como condición para aprobar reformas en la Cámara de Diputados, el PT es la única instancia mexicana cercana a Pyongyang.

López Obrador fue más lejos al volverse todo elogios al gobierno cubano e ignorar los abusos contra la población en las recientes protestas, criticó el embargo estadounidense, (que también le expliquen la diferencia entre bloqueo y embargo).

Al parecer el mandatario mexicano no sabe que Estados Unidos envió a Cuba el año pasado alimentos por 157.3 millones de dólares.

Por si algo faltase, declaró que Biden DEBE, sí DEBE, permitir el envío de remesas de los cubanos en Estados Unidos a la isla, una sanción que impuso Trump.

Cuba es un tema muy sensible y de alta importancia en Estados Unidos por el peso que tiene la comunidad cubano-americana, en esto hay grandes coincidencias entre demócratas y republicanos, pero no solo eso, en las últimas semanas ha cobrado fuerza en las comunidades de Miami la idea de una intervención contra el régimen de La Habana, que, obviamente, no autorizará Washington.

Estados Unidos considera que en Cuba, Venezuela y Nicaragua, gobiernan dictaduras, por ello ha impuesto severas sanciones contra funcionarios de alto nivel.

En los últimos 25 años México se ha comportado como país de América del Norte y los resultados han sido positivos, por supuesto, hay temas sumamente complejos, como el narcotráfico, que generan un desgaste en las relaciones.

Lo que resulta absurdo es incurrir en provocaciones gratuitas hacia los socios y vecinos.

jnaveja@hotmail.com

Juan María Naveja

Comunicador

Al Margen

Es analista, consultor y conferencista. Autor del libro Periodismo Radiofónico una Revisión Inconclusa, Editorial Porrúa y Coautor de Comunicación Política 2.1 modelo para armar, Editorial Etcétera.

Lee más de este autor