A contrarreloj, Jesús Ortega y Rafael Moreno-Valle habían logrado un acuerdo satisfactorio para las partes. El PAN y el PRD -decidieron el gobernador de Puebla y el líder histórico de Los Chuchos- inscribirían una coalición flexible ante el INE y respaldarían la nominación de la alcaldesa de Monterrey, Margarita Arellanes, a la gubernatura de Nuevo León.

A punto de cerrarse el plazo para el registro de las alianzas electorales en las nueve entidades que tendrán elecciones, corrían en paralelo los amarres para la coalición flexible, en los comicios del 7 de junio del 2015. Paradójicamente, la imposibilidad de coaligarse en Baja California Sur, Guerrero, Michoacán y Sonora facilitaba la negociación.

Los perredistas comenzaron a encarecerse. Para San Luis Potosí, por ejemplo, accedieron a ceder a un panista la candidatura al gobierno estatal, pero nunca cedieron en su pretensión de quedarse con la nominación a la alcaldía de la capital. El CEN panista pudo haber respaldado la negociación de Moreno-Valle, en caso de que el caso potosino hubiera entrado en ese paquete, pero el panismo local habría entrado en rebeldía.

¿Los inconformes dentro del PAN regio hicieron quedar mal al gobernador de Puebla o las desmedidas exigencias del perredismo moderado? En Nuevo León, los izquierdistas reclamaban 25% de las candidaturas a alcaldías y diputaciones, a cambio de su respaldo a la alcaldesa Arellanes; entre ellas, las nominaciones en San Pedro Garza García y San Nicolás, dos bastiones panistas. Y para Campeche, Colima y Querétaro también hubo exigencias similares.

Las bases panistas nunca han respaldado las coaliciones con el PRD, por razones ideológicas -por supuesto-, pero también por apremios pragmáticos. Aunque hay casos, como en Sonora y Nuevo León, donde un sello aliancista según la cúpula partidista multiplicaría el potencial ganador de sus abanderados. A la raza le resulta irrelevante.

Existen razones de fondo para no ir en coalición , explicó el presidente interino del blanquiazul, Ricardo Anaya, el PAN no está de acuerdo con quienes se aliaron para subir los impuestos en una reforma fiscal que está hundiendo a la economía mexicana .

El mundo al revés. El PAN pondría a los candidatos, desplegaría la estructura electoral y pagaría el costo político de coaligarse con la organización más desprestigiada en el espectro partidista. Y no obstante, la cúpula perredista repudió la alianza pactada por los consejeros del Sol Azteca en Sonora con el panismo local, so pretexto de que el gobernador panista, Guillermo Padrés Elías, impondría al ex alcalde de Hermosillo, Javier Gándara Camou, sin que ambos rindieran cuentas sobre su polémica gestión, que incluye los casos de la Guardería ABC, la construcción del acueducto Independencia y la represión a los líderes de la tribu yaqui.

En aquella entidad del Pacífico, el PRD levantó 10% de los votos en la elección federal del 2012 y el PAN, 35%, por 37% del PRI. En Nuevo León, la misma proporción de ventaja obtuvo el partido blanquiazul sobre el tricolor, pero el PRD sumó 7% de los sufragios, mismo porcentaje que concentraron el PVEM y Nueva Alianza.

Ambas entidades prefiguran escenarios de altísima competencia electoral en el 2015, pero ¿el diferencial para la victoria son las coaliciones electorales? Los candidatos, las campañas y la evaluación de gobierno son los factores determinantes , explican dos expertos en marketing electoral que asesoran a sendos aspirantes priístas. Si la estrategia aliancista de la oposición hubiera fructificado, el PRI se hubiera visto forzado a sacrificar a los políticos más experimentados, para postular candidatos carismáticos .

El gobernador poblano sería el principal damnificado de los desacuerdos que frustraron la coalición federal.

Moreno Valle sostiene que es la única forma de derrotar al PRI , refiere un integrante del CEN panista, y que de haber ido juntos, se habría acumulado una bolsa importante de spots y prerrogativas que habría beneficiado a todos .

El voto duro de la izquierda, por el contrario, podría verse fragmentado ahora que Andrés Manuel López Obrador encabezará los esfuerzos por ratificar el registro de Morena como partido político reconocido por el INE. El traslado de voto del político tabasqueño al Sol Azteca y la plusvalía del PT y Movimiento Ciudadano han sido cuestionados por las corrientes perredistas mayoritarias. Sin el PAN -cuyo piso electoral es de 25% en los comicios federales-, tendrán que demostrar cuál es su verdadero valor.

EFECTOS SECUNDARIOS

¿REVERSA? En la asignación del último tramo del tren interurbano México-Toluca hubo sorpresas. El consorcio ganador quedó conformado por Caabsa Constructora, Cargo Crane, Omega Construcciones Industriales y González Soto y Asociados, entre otras empresas 100% mexicanas. En este proceso de licitación, más allá de la propuesta económica, el comité evaluador del GDF dio mayor peso la propuesta técnica. Así, se tomaron en cuenta los 39 años de experiencia de González Soto y Asociados; 32 años de Omega Construcciones Industriales y el trabajo especializado que realiza Cargo Crane.