El debate sobre la mariguana tomó fuerza a partir de la decisión de la Suprema Corte de abrir camino para su legalización. Es evidente que prohibir nunca ha funcionado. Nacimos para ser libres, experimentar y aprender a asumir las consecuencias de lo que hacemos. El problema es que muy pocas veces entendemos que libertad y responsabilidad son dos caras de la misma moneda.

El egoísmo, además de cegarnos, nos vuelve cada día más inconscientes e indiferentes, pues creemos que podemos hacer todo lo que se nos de la gana con nuestro cuerpo y con nuestra vida sin darnos cuenta de que todo tiene un impacto. Se nos olvida que somos interdependientes, que todo está conectado y que todos estamos conectados.

Al hablar de libertades vale la pena ir más a fondo, pues lo que hacemos y dejamos de hacer, lo que elegimos, ingerimos y consumimos tiene consecuencias en nosotros y el entorno. En México, la violencia, corrupción, impunidad y enfermedades como la obesidad, diabetes y cáncer siguen al alza. Nada es casualidad, como afirma Santiago Pando, estamos congestionados, deprimidos y empastillados, atrapados dentro de un círculo vicioso que acidifica nuestra existencia porque la enfermedad es el gran negocio.

Qué ironía: mientras buscamos ser felices consumiendo lo que prometa darnos dicha felicidad, nos estamos hundiendo sin darnos cuenta. Detrás de todo lo que ingerimos y consumimos hay vacíos que esperamos llenar y necesidades que buscamos satisfacer. Reconexión natural (re-conexion.com), producida por los Pando, no sólo es una película y un movimiento, es la mejor invitación a abrir nuestra conciencia para alcanzar la plenitud reconectando con la naturaleza; redescubriendo su poder y magia a partir de nuestra alimentación para revertir, resanar, reconstruir, reconfigurar y reaprender.

México es un país extraordinario que, en las semillas, los granos, las frutas y verduras nos da todo lo que necesitamos para sanar nuestro interior y así poder transformar la realidad exterior. Somos espejo. Un país que se alimenta de porquerías se adormece y se traga cualquier mentira. Es hora de despertar, de sentir esa adrenalina y pasión que muchos buscan en sustancias equivocadas y que, en lugar de hacerlos más libres, los vuelven esclavos y dependientes. Reconectar nos ayudará a que nuestros pensamientos sean de libertad y a reenfocar para ver lo que realmente es trascendente. Al reencontrar sentido a nuestra vida; al sentirnos sanos y con mayor energía, entenderemos que no existe mejor droga que la vida misma.

Twitter: @armando_regil