¿Cómo es gobernar al DF? , suelta Andrew Selee, vicepresidente ejecutivo del Instituto México, con más desembarazo que candidez. A un lado, el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, se apresta a responder media docena de preguntas de los asistentes a la conferencia que ofrece -al mediodía del pasado jueves 15- en el Woodrow Wilson Center de la capital de Estados Unidos.

Funcionarios de organismos internacionales, diplomáticos y académicos, muestran curiosidad por escuchar al gobernante de una de las ciudades más pobladas del mundo. Les parece más parecido a Andrés Manuel López Obrador que a Marcelo Ebrard y pronto descubrirán que es conciso.

Es un deporte extremo , responde el abogado, nunca duermes, siempre estás con alguna tensión. Todo lo que pasa en el DF trasciende con mucha fuerza, se vuelve muy grande . Es más como un partido de hockey, que de beisbol , complementa Selee, pero Mancera sigue de largo y ejemplifica: Entre octubre y diciembre del 2014 hubo 700,000 personas en las manifestaciones y tuvimos 0.1% de conflictos .

El jefe de Gobierno abordará durante su visita temas que normalmente esquiva en la megalópolis. No hay muy buen humor entre la gente , acepta cuando le piden un comentario sobre la situación del país. ¿Qué tenemos que hacer? Darle buenas noticias a la gente. Y en eso tenemos una tarea, no podemos esperar que todo lo haga el gobierno federal .

Ese mismo día, los voceros del GDF divulgarán las declaraciones patrimoniales de Mancera y el resto del gabinete capitalino. Salvo que quisieran que su viaje pasara inadvertido, resulta inexplicable ese esfuerzo del equipo de Óscar Kaufmann.

Para que sean buenas, las noticias deben divulgarse: a mediados de la próxima semana, los accionistas de la empresa Calidad de Vida -encargada de un paquete de obras de infraestructura de última generación- están convocados a una asamblea extraordinaria. En vísperas de su publicación en la Gaceta Oficial, la convocatoria recibió el visto bueno del consejero jurídico y de servicios legales, José Ramón Amieva Gálvez.

La reunión tendrá lugar en la Secretaría de Finanzas y el primer punto de la orden del día contempla la discusión y en su caso, aprobación del cambio de denominación de la entidad gubernamental, que ahora se llamará ProCDMX. La modificación no sólo será cosmética, sino que el director de la paraestatal capitalina, Simón Levy Dabbah, también ha propuesto modificar el objeto social y ampliar sus facultades, entre las que estarían la promoción de inversiones foráneas y la apertura de oficinas de representación del GDF en una docena de ciudades en EU, Europa y Asia.

En el mediano plazo, ProCDMX activaría los proyectos del Corredor Chapultepec -con la construcción de dos centros de transferencia multimodal, uno junto a la Secretaría de Salud y otro en el Metro Insurgentes, y la recuperación de un tramo de esa concurrida avenida, paralela al Paseo de la Reforma, que se transformaría una zona recreativa y comercial-, el Corredor Chapultepec, la Planta de Asfalto y la Ciudad de la Salud, cada uno de los cuales desarrollará economías a escala y satisfactores para los trabajadores y residentes.

En el horizonte, los directivos de ProCDMX han visualizado la reconversión del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, donde podría desarrollarse el concepto de epicentro de desarrollo urbano a gran escala, luego de la desocupación de las terminales aéreas. Allí deberá construirse un vaso regulador y garantizarse la conservación del área lacustre.

El proyecto de una ciudad policéntrica , compacta y en repoblamiento, que tanto ha pregonado Miguel Ángel Mancera, vivirá su etapa decisiva en las próximas semanas. En materia de infraestructura, sustentabilidad y desarrollo social, la administración perredista ha tomado ritmo y rumbo. ¿El gran pendiente? La erección de la ciudad de México, producto de la reforma política-electoral.

EFECTOS SECUNDARIOS

ORÍGENES. El pasado viernes 16 sesionó el cabildo de La Paz. El único punto en la orden del día era la solicitud de licencia de la alcaldesa priísta, Estela Ponce Beltrán, quien busca la candidatura a la gubernatura de Baja California Sur. Desde esa noche corre un plazo de una semana para que la triada de aspirantes -que completan los senadores Ricardo Barroso Agramont e Isaías González- alcancen un acuerdo de unidad, como ha exigido la cúpula partidista. ¿Podrán?

RIVALES. Heredero de una de las familias fundadoras del comunismo partidista en Chilpancingo y convertido al lopezobradorismo desde hace una década, el economista Amílcar Sandoval Ballesteros busca ser nominado por Morena al gobierno de Guerrero, mientras que el PRD aún negocia con PT y Movimiento Ciudadano una candidatura común, que podría postular al senador Sofío Ramírez o al alcalde de Acapulco, Luis Walton Aburto. Con la izquierda dispersa y el PAN sin aspirantes consolidados (ante la sustracción de Florencio Salazar), el PRI enfila hacia la designación de Manuel Añorve Baños.