A partir de la renuncia de Dominique Strauss-Kahn a la Dirección del Fondo Monetario Internacional (FMI), de inmediato comenzó a manifestarse un grupo de países para mostrar su interés en romper con la regla no escrita establecida desde Bretton Woods en 1944 y que dispone que un europeo dirigiría el FMI y un estadounidense el Banco Mundial.

Sin embargo, ante los vertiginosos cambios registrados en la economía mundial en los últimos años, sobre todo debido al complejo proceso de globalización en donde las economías emergentes han adquirido una importancia creciente, por primera vez han surgido dos candidatos, uno de ellos de origen no europeo: Agustín Carstens (mexicano para nuestro orgullo), con amplia experiencia y capacidad para el puesto, que lo convierten en un serio aspirante para esa responsabilidad.

AGUSTÍN CARSTENS

El Dr. Carstens ocupó el cargo de Subdirector Gerente del FMI (el segundo de a bordo ) entre agosto del 2003 y octubre del 2006; también fungió como Director Ejecutivo del FMI (representando a Costa Rica, El Salvador, España, Guatemala, Honduras, México, Nicaragua y Venezuela –de ahí el reciente respaldo de España-) entre 1999 al 2000.

CHRISTINE LAGARDE

Aunque el G-8 ya ha comprometido su voto en favor de la ministra de Finanzas de Francia, Christine Lagarde, la elección que se tiene prevista para finales de este mes se prevé no estar exenta de cuestionamientos hacia el mecanismo obsoleto de su elección, así como de la exigencia para que sea un proceso transparente.

DIRECTORIO

El Director del FMI es elegido por un Directorio Ejecutivo conformado por 24 directores seleccionados por los países o grupos de países y, aunque la elección se puede hacer a través de votación, generalmente se alcanza por consenso.

El sistema de elección está basado en el número de votos que un país tiene a partir de las cuotas que aportan a la institución. Tradicionalmente, los países que mayormente aportan al FMI son los más desarrollados, por lo que actualmente entre Estados Unidos y Europa tienen asegurados 53% de los votos.

Indudablemente que el proceso se prevé complicado porque los países emergentes, especialmente los que conforman el denominado BRIC (Brasil, Rusia, India y China), han venido reclamando una mayor presencia en el seno de la organización, así como en la toma de decisiones.

Por ejemplo, China pasaría a ser el tercer miembro más poderoso de la institución, después de Estados Unidos y Japón.

SITUACIÓN INTERNACIONAL

Por otra parte, es importante considerar que, en los últimos meses, varias de las naciones europeas han tenido serios problemas a consecuencia de su alto déficit público.

Aunque la mayor parte de los recursos que se les han otorgado a manera de rescate financiero han provenido de los mismos países europeos, principalmente de Alemania, actualmente el FMI proporciona un tercio de los paquetes de rescate de la zona euro y supervisa préstamos por cerca de US140.000 millones a Grecia, Irlanda y Portugal.

En este sentido, Agustín Carstens ha manifestado que vería el problema europeo con ojos frescos y sin conflicto de intereses . Y tiene razón, ya que la actual Ministra de Finanzas de Francia no deja de ser juez y parte del problema, sobre todo porque los países que llegaron a esos niveles de endeudamiento pudieron hacerlo ante la complacencia de los demás en aras de fortalecer y consolidar a la Unión Europea.

Adicionalmente, el Gobernador del Banco de México ha sostenido que los planes de rescate europeos deben ser creíbles y sostenibles en el mediano y largo plazo ; lo anterior, probablemente en clara referencia a que en ningún caso el problema de los elevados déficit públicos ha sido resuelto en su totalidad y actualmente se encuentran prendidos con alfileres .

Finalmente será interesante ver hasta dónde serán tomados en cuenta los países emergentes, toda vez que el BRIC en su conjunto sólo tiene menos de 12% de la votación.

Indudablemente que Christine Lagarde tiene las mayores posibilidades para resultar ganadora; sin embargo, seguramente en el consenso al que se llegue en la elección se darán compromisos para ir cambiando las reglas tan desiguales que han establecido los poderosos de este mundo.

*José C. Femat es economista con posgrado en Historia y Desarrollo Económicos.

**Rodolfo Salazar es economista con posgrado en Administración y Finanzas.

Comentarios y sugerencias en: [email protected]