El avance de siembras de maíz en Estados Unidos es el más bajo de los últimos 17 años para una segunda semana de mayo.

El pasado lunes 9, el Departamento de Agricultura de Estados Unidos reportó una superficie sembrada equivalente a 40% de las 37.3 millones de hectáreas que se prevén sembrar este año. El avance de este año muestra un retraso de 32% respecto del promedio de los últimos 11 años.

El escaso avance en la superficie sembrada fue interpretado por el mercado como una amenaza al desarrollo normal del cultivo, provocando alzas en las cotizaciones de futuros.

Asimismo, el precio del maíz amarillo de exportación rompió el máximo histórico el 29 de abril pasado, al ubicarse en 319.5 dólares por tonelada. Posteriormente, durante la primera y segunda semanas de mayo, el precio del maíz retrocedió ante la percepción, por parte del mercado, de que los precios no reflejan los niveles de oferta y demanda reales.

En este contexto, surge la duda sobre qué tanto los avances al programa de siembras de maíz influyen sobre el desarrollo del cultivo del grano en Estados Unidos. La respuesta encontrada es que existe una relación inversa entre el avance de siembras a la segunda semana de mayo y la superficie siniestrada.

De esta manera, durante el presente ciclo la superficie siniestrada podría superar las 3.1 millones de hectáreas. Este nivel de siniestro representa un incremento de 15.8% respecto del observado en el 2010, cuando se dejaron de cosechar 2.7 millones de hectáreas sembradas de maíz.

Por otra parte, es importante considerar que los altos precios del grano motivarán la incorporación de 1.6 millones de hectáreas adicionales al cultivo del maíz en Estados Unidos. Así, la superficie total cosechada crecerá 3.6%, a pesar del incremento en la superficie siniestrada.

*Marco Antonio Cabello Villarreal es Especialista de la Subdirección de Análisis Económico y Redes de Negocio de FIRA. La opinión es responsabilidad del autor y no necesariamente coincide con el punto de vista oficial de FIRA.

m[email protected]