Después de vivir una experiencia fascinante de aprendizaje durante el primer módulo de liderazgo creativo e innovación en Amsterdam (THNK), me doy cuenta de que aún estamos lejos de explorar a profundidad un sinnúmero de temas que nos preocupan y afectan en todas las áreas. Nos falta combinar un análisis racional con ideas que resulten de un proceso natural intuitivo y de asociación.

El problema empieza en que estamos adormecidos, estresados, distraídos, por eso nos cuesta tanto trabajo percibir, sentir y ver más allá de lo que es evidente. Es urgente crear nuevos conceptos que resulten de un ejercicio de pensar en grande de replantear nuestras creencias y usar analogías.

Holanda es un buen ejemplo para empezar a explorar, ya que es un país célebre por su política tolerante hacia las drogas. Es ilegal producir, poseer, vender, importar y exportar drogas. El gobierno diseñó una política sobre drogas con condiciones estrictas.

Los coffee shops se rigen por leyes que controlan la cantidad de drogas blandas autorizadas y las condiciones en las que se venden y se consumen; no tienen permitido publicitar las drogas. Está prohibido que los menores de 18 años compren drogas y se les impide el acceso.

El objetivo de esta política consiste en reducir la demanda de drogas, el suministro de drogas y los riesgos para los consumidores, las personas que los rodean y la sociedad. Los holandeses reconocen que, en general, es casi imposible evitar que la gente deje de consumir. De esta manera, las autoridades pueden dedicar su esfuerzo a combatir delincuentes que obtienen beneficios de las drogas y suministran drogas duras.

En México siempre está latente el debate sobre la legalización. No soy ningún experto en el tema, simplemente creo que el debate debe abrirse completo. Aún nos falta explorar este fenómeno más profundamente. ¿Qué vacíos pretenden llenarse con las drogas? ¿Por qué cada día son más las personas que se sienten deprimidas, solas, sin sentido de vida? ¿Qué condiciones tenemos que crear para que las personas puedan crecer de manera personal, desarrollarse, aspirar a ser y hacer con libertad para convertirse en lo que cada uno sueña y alcanzar la propia felicidad?

Es hora de empezar a explorar, percibir y sentir mucho más para poder encontrar las respuestas a preguntas tan complejas. Hasta ahora ninguna de las posibles soluciones parece integral ni satisfactoria. ¿Será que nos falta ver más allá? Éste es un primer paso.

Twitter: @armando_regil