Pasan los días y debates en el proceso electoral y el resultado sigue siendo el mismo, Andrés Manuel López Obrador continúa liderando las encuestas, le otorgan entre 4 y 15 puntos de ventaja; en segundo lugar, se encuentra Ricardo Anaya, a quien algunos lo ven al alza con posibilidad de cerrar la elección.

El proceso electoral es atípicamente predecible, se da en un contexto de alta inseguridad, política y social, con un vecino incómodo que complica el desempeño de la económica mexicana; predecible, porque el puntero parece indestructible, el arsenal de sus contrincantes y del gobierno es estéril para detener su camino a la Presidencia.

Me recuerda a las elecciones del viejo PRI, en las cuales el ganador se encontraba cantado de antemano y por muchos puntos de ventaja, caso contrario a las elecciones precedentes, altamente competidas, que tuvieron finales de fotografía.

Aunque es una campaña llena de ocurrencias —disrupciones, dicen los simpatizantes de AMLO—, en cuanto a la justicia hay algunos visos que dibujan la materia, desde luego que es un tema transversal del Estado mexicano, que requiere de la participación de los poderes Legislativo y Judicial, pero un Ejecutivo proactivo marcará diferencia en el destino de la justicia mexicana.

En la arena discursiva se han lanzado figuras e instituciones como las comisiones de la verdad (Ricardo Anaya) y las amnistías (AMLO), mecanismos que forman parte de la justicia transicional, aunque sus promotores no lo sepan y no expliquen el contenido de estas medidas.

La justicia transicional es una rama del derecho internacional que pretende llevar a cabo una transición para salir de una situación de conflicto armado (internacional o interno), o de un régimen donde han ocurrido violaciones graves y masivas a los derechos humanos.

En nuestro país resulta evidente que nadie puede estar conforme con el estado que guarda la justicia, sus deficiencias se manifiestan en altos grados de violencia e impunidad, es clara la necesidad de hacer frente a los lugares oscuros del pasado reciente y la urgencia de alcanzar acuerdos que permitan la superación de la violencia.

La justicia transicional ha servido para superar etapas caóticas en países como España y Chile, candidatos y sus asesores deben de explicar los alcances y el contexto de sus propuestas. La justicia sin adjetivos sigue siendo un reclamo nacional.

@ErosalesA

EliseoRosales Ávalos

Abogado

Los mismos de siempre

Politólogo y abogado, académico, columnista, presidente de ciudadanos sin partido y orgulloso mexicano.