Un aspecto que cambió drásticamente a raíz de la pandemia fue la manera como los grandes corporativos y los pequeños despachos profesionales se reorganizaron para poder seguir funcionando sin que los empleados tuvieran que ir a las oficinas físicamente todos los días. Lo que en un principio pudo haber parecido un grave reto a afrontar, un año después parece ser un reto satisfactoriamente superado gracias a la infraestructura en telecomunicaciones a la cual gran parte del mundo corporativo  tiene acceso.

A continuación algunos datos interesantes que diversos estudios y encuestas publicadas en la página globalworkplaceanalytics.com han arrojado: 

El 88% de los oficinistas a nivel mundial pasó a trabajar desde casa más de un día a la semana a raíz de la pandemia. De estos, el 68 %  se sienten satisfechos y exitosos con la forma como han desempeñado sus funciones desde casa. Y un 67% del total, nunca había trabajado desde casa cotidianamente. Es decir, el trabajar desde casa resultó totalmente nuevo para ellos.

Un 72% de los encuestados están de acuerdo en que tienen todas las herramientas para poder trabajar desde casa y un 70% de los gerentes o supervisores se sienten igual o más satisfechos con la manera como sus equipos están trabajando vía remota. Increíblemente, un 76% de los encuestados a nivel mundial estarían de acuerdo en continuar trabajando al menos 2.5 días a la semana desde casa. Al parecer, esta gran mayoría considera que un equilibrio entre trabajo en casa y trabajo en oficina sería ideal.

Esta nueva forma de trabajar derivada de la pandemia y que únicamente pudo haber sido implementada gracias a los servicios de las empresas de telecomunicaciones y el advenimiento de la era digital ha sido una extraordinaria fuente de ahorro tanto para las empresas como para los propios oficinistas. Se estima que incluso después de la pandemia,  en el mundo entero, principalmente en las grandes capitales, los números de oficinistas que regresen a los altos rascacielos a trabajar en horarios de 9 a 5 se reduzca drásticamente. 

Con la información generada por sus encuestas, el portal arriba mencionado estima que las empresas podrían llegar a ahorrarse al menos 11,000 USD por año por empleado si redujera el horario de trabajo en la oficina en un 50% y los empleados podrían ahorrarse al menos  4,000 USD. 

Durante los próximos años, experimentaremos cambios sociales y económicos en las grandes ciudades principalmente derivados de estos cambios en la forma como trabajamos. Se presenta una nueva oportunidad para reinventarnos y aprovechar la tecnología como una herramienta para ser más eficientes y ultimadamente más felices. 

Antonio Aja

Columnista

Showbiz

Lee más de este autor