“Por qué colapsó la Línea 12 del metro de Ciudad de México” es el título del reportaje que ayer publicó el diario estadounidense The New York Times (NYT), que es “una investigación basada en documentos gubernamentales que abarcan varios años, entrevistas con personas que trabajaron en la construcción y análisis de la evidencia del lugar del siniestro realizado por expertos” que detectó “graves fallos en la construcción que parecen haber causado directamente el colapso”.

La “evidencia” que utilizó el diario son miles de fotografías que tomaron sus fotógrafos en el lugar del colapso y que luego compartió “con varios ingenieros expertos que llegaron a la misma conclusión: los pernos metálicos que eran cruciales para la solidez del viaducto —y que servían como base de toda la estructura— parecen haber fallado debido a soldadura deficiente, falla grave que probablemente causó el choque”.

De acuerdo con estos expertos, “La vía elevada era sostenida por trabes de acero, pero no estaban hechas para sostenerla por sí solas. Para reforzar la estructura, unos pernos metálicos unían el acero a una losa de concreto (…) Los pernos metálicos fueron soldados al acero, lo que debería haber formado una unión casi indestructible (…) las fotos sugieren que la soldadura se hizo de manera deficiente (...) durante la instalación, los trabajadores no retiraron muchos de los anillos de cerámica que van alrededor de los pernos metálicos (…) las soldaduras dieron de sí y los pernos se soltaron del acero (...) En el último viaje del tren es probable que hubiera secciones del concreto desconectadas, que simplemente descansaban sobre las trabes de acero. Estas no habían sido diseñadas para soportar el peso por sí solas”.

El reportaje reitera lo que aquí y en otros medios se ha dicho: que las obra se realizó sin contar con un proyecto ejecutivo, que las constructoras fueron presionadas para terminar la obra antes de que concluyera el gobierno que encabezaba Marcelo Ebrard, que por todos lados se buscó ahorrar tiempo y dinero, que las ruedas de los carros de la española CAF eran incompatibles con los rieles ya instalados, que la obra “recibió la certificación de seguridad de la Línea 12 menos de una hora antes de que se cortara el listón inaugural” y mucho más.

Ayer mismo, por medio de un tuit, la jefa de gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum, preguntó “¿qué intereses no esclarecidos están detrás de este artículo?”. Y por el mismo medio, Ebrard difundió “las respuestas dadas hace unos días a The New York Times respecto a reportaje sobre Línea 12” que según él “fueron ignoradas por completo”; además escribió que “Una vez conocido el peritaje a cargo del Gobierno de la Ciudad, les compartiré también mi valoración de aseveraciones técnicas e intencionalidad política del texto”.

Habrá que esperar para ver si el peritaje que actualmente se realiza para determinar las causas del incidente que mató a 26 personas y dejó heridas a otras 80 coincide en algo con la investigación realizada por los reporteros del NYT.

También será interesante conocer cuáles son “los intereses no esclarecidos que están detrás de este artículo” y “la intencionalidad política del texto” que mencionan Claudia y Marcelo en sus tuits.

Facebook: Eduardo J Ruiz-Healy

Instagram: ruizhealy

Sitio: ruizhealytimes.com

Eduardo Ruiz-Healy

Periodista y productor

Columna invitada

Opinador, columnista, conferencista, media trainer, 35 años de experiencia en medios de comunicación, microempresario.

Lee más de este autor