Es importante conocer la ingeniería financiera que realizan las tres locomotoras del crecimiento económico mundial (Estados Unidos, la Unión Europea y China) para sustentar el gasto billonario que canalizan para superar la pandemia y fortalecer sus economías. No hay felicidad con costo cero, es el mensaje. Con ello se preserva el modelo económico, la estructura política y las posiciones de poder. El gasto público decidido por el Congreso estadounidense para abatir la pandemia y sentar las bases de la recuperación económica se estima que representará un déficit fiscal de 14% del PIB durante el 2020 y 2021, superior al de 10% del PIB cuando ocurrió la crisis financiera mundial en el 2008 y el 2009. Esto revela la magnitud del esfuerzo.

La política monetaria de la Reserva Federal, banco central de EU, se ha concentrado en bajar prudentemente las tasas de interés y ofrecer masivos apoyos a empresas y familias, lo que ha conducido a que la deuda de EU se haya elevado este año en 35 puntos porcentuales respecto a la del 2019, situándose en 141% del PIB.Estas decisiones fueron resueltas por el Congreso, el gobierno y el banco central.

Consecuentemente, las estimaciones del crecimiento económico para EU, realizadas recientemente por el FMI, consideran que el PIB de EU pasaría de -8% en este año a 4.5% para el 2021. Este nivel fomentará la inversión, el empleo y el consumo. También podría repercutir positivamente en la economía mexicana.

Los sectores mexicanos que podrían beneficiarse del repunte económico estadounidense son entre otros los siguientes: 1) el sector exportador, debido a que alrededor de 80% de las exportaciones del país tienen como destino a EU; 2) más ied, sobre todo en las regiones centro y norte de México, donde existen cadenas de suministro a la industria norteamericana; 3) más turismo, que ahora está en crisis y que en el 2019 significó la entrada de 45 millones de turistas y un ingreso de divisas de 24,000 millones de dólares, y 4) más remesas de mexicanos que trabajan en EU.

La Unión Europea ha tenido una respuesta masiva y oportuna para enfrentar la pandemia y hacer los operativos financieros para la recuperación. Christine Lagarde, presidenta del BCE, dijo: “ Hacer lo que sea necesario y usar toda la flexibilidad”. Se trata de vencer a la pandemia, lograr crecimiento económico y estabilidad de precios. Para mediados de este mes se reunirán los dirigentes de los 27 países para consolidar el plan de recuperación en bloque. Se estima acudir a los mercados para tomar prestados 844,000 mdd, que se canalizarán a cada uno de los países según sus necesidades.

En China, el Covid-19 ha significado que el gobierno manifestara que la política de empleo tiene la misma importancia que las políticas fiscal y monetaria. Y planteó una nueva generación de reformas que privilegian la competencia, la protección de empresas privadas, la propiedad intelectual y los secretos industriales. Asimismo, fortalecer los mecanismos de mercado para la fijación de precios y, de manera relevante, formalizar los derechos de propiedad . El FMI ha estimado que China, con base en la disciplina en el confinamiento y las decisiones de política fiscal y monetaria, así como sus reformas, podría evolucionar de un crecimiento económico de 1% para este año a otro de 8.2% para el 2021.

[email protected]

Sergio Mota Marín

Economista

Economía y Sociedad

Escritor y licenciado en economía, egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México. De 1984 a 1990 fue embajador de México ante el Reino de Dinamarca, donde se le condecoró con la orden Dannebrog.