De los 196 países que se comprometieron en el Acuerdo de París de mantener el nivel de calentamiento por debajo de 2 grados Celsius, solamente 20 países liderados por Canadá, Alemania, Holanda, Portugal, Italia, Francia, Reino Unido y Chile han conformado una alianza para abandonar totalmente el carbón.

El mundo es incierto. La pandemia ofrece datos demoledores: se han contagiado en el mundo 134 millones de personas, han muerto 3 millones y solo se ha vacunado al 3% de la población mundial. Significa la continuidad de la incertidumbre, abrumando a todos y dando paso a las depresiones y al laberinto de la soledad. En México los operativos para vacunar se han agilizado ofreciendo buenos resultados.

El Cambio Climático es otro fenómeno catastrófico. Para evitar que siga creciendo a la velocidad que lo hace, la ONU plantea como una necesidad que el mundo tiene que reducir sus emisiones de carbono a la mitad de aquí al 2030.

Si la temperatura llega al doble de la de ahora, se multiplicaría por 100 los daños de tormentas. Asimismo se tendrían 200 millones de refugiados adicionales a los que se tienen ahora.

Varios científicos han señalado que como consecuencia del calentamiento global el mundo podría tener el doble de guerras, la mitad de alimentos y un Producto Interno Bruto mundial de un 20% menor al que habría sin cambio climático. Estas consecuencias solo son equiparables a las que se tuvieron con la Gran Depresión. Pero además serían permanentes. Una economía sin crecimiento es políticamente inconveniente. No se soportaría un Estado estacionario.

De los 196 países que se comprometieron en el Acuerdo de París a mantener el nivel de calentamiento por debajo de 2 grados Celsius, solamente 20 países liderados por Canadá, Alemania, Holanda, Portugal, Italia, Francia, Reino Unido y Chile han conformado una alianza para abandonar totalmente el carbón. El resto de países no ha tenido iniciativas importantes.

La Unión Europea se distingue por haber decidido poner los recursos necesarios para financiar programas de inversión en energías limpias. Tienen al Banco Europeo de Inversiones, ahora Banco Europeo para el Clima, para tales propósitos.

Con todo y que Europa solo representa menos del 10% de las emisiones mundiales de Gases de Efecto Invernadero, su experiencia es valiosa al estar realizando una transición para llegar en el año 2050 con una emisión neta nula.

En base a su experiencia Europa ya está lista para invertir en diversos proyectos como son la electrificación verde en África, la descarbonización industrial en Asia y la implantación de sistemas de baterías en América Latina.

Estados Unidos que con Trump vivió la indiferencia gubernamental en relación con la pandemia y su marginación en la lucha contra el cambio climático, ya con el gobierno del presidente Biden han decidido incorporarse a los compromisos mundiales con las medidas que se han definido como estratégicas.

Siempre la realidad es subversiva y determina la incertidumbre, que es condicionante de los veredictos sobre el futuro. Ante ello me quedo con la advertencia de Greta Thunberg que dijo: "Cuando nuestra casa está en llamas no podemos dejar que sean los niños los que la apaguen; necesitamos que los adultos se responsabilicen".

smota@eleconomista.com.mx

Sergio Mota Marín

Economista

Economía y Sociedad

Escritor y licenciado en economía, egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México. De 1984 a 1990 fue embajador de México ante el Reino de Dinamarca, donde se le condecoró con la orden Dannebrog.

Lee más de este autor