A raíz de la pandemia desatada en Wuhan el 17 de noviembre del 2019, la economía mundial ha sufrido grandes consecuencias no sólo en términos de vidas humanas, sino también en términos económicos. Como es bien sabido, los cierres parciales y totales aplicados a la mayoría de las actividades económicas, profundizaron la crisis económica que actualmente aún se padece en la mayoría de las regiones del mundo. En este sentido, el control de la pandemia ha resultado ser la política anticíclica más apropiada para contrarrestar los efectos de la crisis económica. Uno de los países más eficientes en el control de la pandemia ha sido justamente China. 

De acuerdo con datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), para el 2 de marzo del 2020, China ya había controlado a la pandemia debido a que sólo se registraban 35 casos nuevos en promedio cada semana. Al mismo tiempo, el resto de las economías apena empezaba a sufrir los estragos. Básicamente, la pandemia le ha dado alrededor de un año de ventaja sobre las principales economías, en términos de la recuperación económica. Para tener una idea muy actual, el pasado 15 de junio la Agencia Nacional de Estadísticas China dio a conocer los siguientes datos.

En abril de este año, la producción industrial creció en 9.8%,las ventas al menudeo crecieron un 17.7% por su parte el gasto en capital fijo creció 19.9% y en el agregado el gigante asiático creció un 6% todos datos de crecimiento a tasa anual reportado en abril. El nivel de desempleo está en 5.1% al mes de mayo de este año. La inversión extranjera al interior de la economía china creció en 38.9% en abril y 35.4% en mayo, y desde diciembre del año pasado ha mantenido el mismo ritmo de crecimiento. Las exportaciones crecieron 27.9% mientras que las importaciones aumentaron en 51.1%, ambos en mayo a tasa anual. El superávit comercial reportado hasta mayo asciende a 45,530 millones de dólares. El PMI manufacturero fue de 52.0 puntos al mes de abril. La inflación al mes de mayo fue de 1.3% cuando en abril había sido del 0.9%, por su parte el índice de precios al productor se incrementa en un 9.0% en mayo.  

Todos estos datos son muestra inequívoca de que China está en franca recuperación económica y que el dinamismo mostrado durante prácticamente los últimos 15 meses es producto del control de la pandemia. Más todavía, dicho dinamismo sin duda ha estado acortando la desventaja que tiene con Estados Unidos en la carrera por la hegemonía económica mundial.  

El ritmo que mantiene China será muy difícil de replicar por cualquier otra economía desarrollada, y en especial por el vecino del norte. La presión sobre la economía norteamericana sigue en aumento, lo cual se ve reflejado en el grupo de paquetes económicos que Biden está proponiendo y que, por cierto, sigue aún en discusión en el senado. El tiempo que pierde Estados Unidos está siendo aprovechado cabalmente por China.

*Salvador Rivas Aceves es secretario de Investigación de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales, Campus Ciudad de México.