Miércoles de cierres de campañas en Coahuila, Estado de México, Hidalgo y Nayarit. Pocas novedades se esperan en ésta, la penúltima fecha del calendario comicial, antes de la madre de todas las batallas electorales del 2012.

Pocas novedades desde las campañas. Con una duración promedio de 45, el sello distintivo se dio en el Estado de México, donde el exceso de debates trajo consigo el estreno de un fenómeno que veremos de ahora en adelante: la difusión de mensajes en tiempo real. En algunos casos -por ejemplo, el PRI mexiquense- la campaña en las redes sociales ha sido casi tan intensa que en tierra.

En territorio mexiquense el formato de la contienda forzó a los electores a someter a un referéndum a Enrique Peña Nieto. El resultado será contundente, lo mismo en Coahuila, con la figura del actual presidente nacional del PRI, Humberto Moreira. En ambas entidades, los candidatos del tricolor podrían recibir ¡más de 60% de los votos! Habrá ganado el nuevo PRI, con los usos y costumbres de antaño; sin embargo, en Nayarit podría registrarse una sorpresa. Aquella entidad del Pacífico, gobernada por el priísta Ney González, podría ser conquistada por Martha Elena García, la candidata del PAN. Los intermitentes conflictos que ahogaron la campaña del candidato Roberto Sandoval (quien llegó a suspender a su principal estratega, Gisela Rubach) se vieron agravados por el caos de recibir información contradictoria de su encuestadores -el despacho GCE, que dirige Liébano Sáenz-, quienes llegaron al absurdo de presentarle en el mismo día dos mediciones: en una aparecía como seguro ganador y en la otra como probable derrotado.

En las últimas semanas, un grupo de operadores electorales encabezado por el diputado federal Felipe Enríquez, de Nuevo León, trató de enderezar la nave tricolor... Al despliegue priísta, el PAN opondrá a un ejército de operadores electorales provenientes de Sonora. Se trata del mismo equipo enviado por el gobernador Guillermo Padrés, quien consiguió sonadas victorias en Sinaloa -el año pasado- y Baja California Sur apenas en febrero pasado.

En Coahuila, el periplo electoral cierra con un lodazal. Y es que ya hubo una respuesta a las de acusaciones formuladas por el delegado del PAN en aquella entidad, Federico Döring, en contra de lo que denominó el cártel de los Moreira . La última andanada del legislador derivó en la presentación de dos denuncias contra del líder nacional del PRI, Humberto Moreira, al que acusó de estar inmiscuido en malos manejos financieros. Por una parte, de acuerdo con el denunciante, el exmandatario coahuilense tendría responsabilidad administrativa y penal por haber autorizado la bursatilización de la deuda estatal con decretos apócrifos e inexistentes. Y también estaría inmiscuido en la desaparición de 762 millones de pesos , asignados a la paraestatal Promotora para el Desarrollo Minero de Coahuila, que nunca fueron entregados a los productores de la región carbonífera (Sabinas-Piedras Negras). Las anteriores acusaciones por enriquecimiento inexplicable -lo que se denominó el Chairesgate- no ameritaron una respuesta formal; sin embargo, en vísperas del cierre de las campañas vino un sorpresivo revire por parte del gobierno coahuilense que impactó directamente al diputado panista Jesús Ramírez, pues se mostraron pruebas de que este legislador, en funciones de representante de la empresa Blackstone, entre el 2007 y el 2009 recibió una comisión por 45.1 millones de pesos por conseguir apoyos a los mineros. Al mismo tiempo que se ponía en duda la honorabilidad del legislador, Víctor Hugo Sosa -exdirectivo de Prodemi y actual funcionario del SAT coahuilense- rechazó que ese organismo fuera la caja chica del exgobernador o que los carboníferos estuvieran sometidos a extorsiones y chantajes. Los dimes y diretes entre los Moreira y Döring ya produjo un efecto sensible: hay menos ciudadanos interesados en acudir a las urnas. En las elecciones del 2005 hubo 47% de abstencionismo; si el próximo domingo crece este indicador, la ventaja del PRI se hará más estrecha. Mientras, los panistas apuestan al ejército de operadores enviado por el gobernador Padrés desde Sonora para competir por la gubernatura y las 25 diputaciones del Congreso local.

EFECTOS SECUNDARIOS

¿IMPARCIALES? Entre los dirigentes de las principales fuerzas políticas capitalinas -PRD y PAN- rebrotan versiones que hacen desconfiar del presidente del Instituto Electoral del DF, Gustavo Anzaldo. Una de sus asesoras, Miriam Rodríguez, afronta un conflicto de interés, pues su esposo, Mauricio Rodríguez, hoy funge como secretario de la Comisión de Gobierno de la Asamblea Legislativa, que preside Alejandra Barrales (PRD), de quien también es coordinador de asesores.

¿EL ESLABÓN MÁS DÉBIL? En la evaluación de las acciones para combatir a la corrupción y al crimen organizado los más vapuleados son los gobiernos municipales. Pero mañana, en la plenaria que celebrará el consejo de seguridad pública, cambiarán las cosas. Y es que Lorena Martínez, alcaldesa de la capital de Aguascalientes, en su calidad de presidenta de la Conferencia Nacional de Seguridad Pública Municipal, fijará un posicionamiento sobre la estrategia de seguridad implementada por el gobierno federal y la problemática que enfrentan las autoridades locales. La alcaldesa priísta tiene autoridad moral, pues su Programa de Seguridad y Convivencia ha sido reconocido internacionalmente por la visión de prevención del delito.