Luego de la fe y sentimiento de perdón que provocó Benedicto XVI en 3.4 millones de personas, entre ellos los candidatos a la Presidencia de la República de julio próximo, donde se dieron la mano varios enemigos acérrimos, México Evalúa, dirigido por Edna Jaime, destapó la cloaca de impunidad y el negro futuro que nos espera.

Cobijada por los activistas, Alejandro Martí, Julián LeBarón, los estudiosos del fenómeno criminal como Ernesto López Portillo, Guillermo Zepeda, Elena Azaola y Héctor Larios, Edna Jaime, dio a conocer un espeluznante informe: Seguridad y Justicia Penal en los estados: 25 Indicadores de nuestra debilidad institucional’’.

El informe completo, consta de 127 páginas, un anexo de 59 más y un informe ejecutivo (resumen) de tres páginas, con sendas gráficas, que dejaran con un desconsuelo a todos aquellos le echen el ojo en la página www.mexicoevalua.org que recomendamos ampliamente.

La visita al sitio será devastador, porque lo Edna Jaime, no tuvo empacho en sustentar y argumentar que la impunidad, descuido carcelario y nulo respeto a los derechos humanos, no sólo es responsabilidad de la Federación, sino de los jefes del Ejecutivo en 31 estados y Distrito Federal y no se diga, municipios y Delegaciones políticas de la ciudad de México.

Para aquellos les gusta observar cómo se encuentra la geografía criminal del país, desde el 2009 a la fecha, tendrán suficiente materia para poder realizar trabajos profesionales gracias al trabajo de México Evalúa.

Les ofrecemos algo a continuación. En México se cometieron 22 millones 700,000 delitos y hubo 17 millones 800,000 víctimas, según la ENVIPE del 2011. Las denuncias por delitos graves a nivel nacional, se redujeron 2.6%, pero aumentó ese ilícito en 19 entidades desde la guerra que declaró el presidente Felipe Calderón al crimen organizado y cárteles de la droga.

El nivel de homicidios dolosos por cada 100,000 habitantes se incrementó 20.6% entre 2009 y 2010 y 5.6 entre 2010 y 2011. Existe una tasa de impunidad en el esclarecimiento de homicidios dolosos de 80.6%, sólo resuelven 2 de cada 10 asesinatos.

En resumen, Edna Jaime, expuso que contamos con un sistema incapaz de administrar y proveer justicia, con la suma de que los gobernantes no han asumido su responsabilidad’’ de las reformas aprobadas desde el 2008.

19 entidades, registraron aumentos de la incidencia delictiva y un incremento de 20.6% en el número absoluto de homicidios entre 2009 y 2010’’.

La probabilidad de ser sancionado un presunto responsable de un homicidio doloso, vulgarmente conocido como ejecución’’, es 2 por cada 10 a nivel nacional, Llegando a ser menos de uno por cada 100 en Chihuahua (96.4%), Durango (95.4%), Sinaloa (93%) y Guerrero (91.5%).

Todo esto, sumado a la debilidad institucional de la desconfianza de la población en las policías, la procuración de justicia, la debilidad persistente en el Sistema Penitenciario, donde reos forman autogobiernos e igual asesinan a enemigos o custodios, que no se prestan al negocio de la corrupción.

De los derechos humanos, ni se diga. Lamentablemente, enfatizó Edna Jaime el afectado siempre será el ciudadano’’, no hay suficientes policías, porque sólo se han evaluado 34,980 elementos de un total de 458,816 policías municipales, estatales y federales, a los cuales sólo les tiene confianza el 7.6% de la población.

Nada más 13 de cada 100 denuncias, que terminan en averiguación previa se completan, los responsables de 79 de cada 100 homicidios, no son llevados ante la justicia.

Podríamos seguir bajo ese esquema. Entonces, mejor ahí la dejamos y vayan al sitio que les dimos aquí.

COMMODATO

El próximo mes de julio, deberíamos votar por el Papa Benedicto XVI. El logró poner en tregua a los criminales, que si observan los hechos ocurridos en sus días de visita: viernes, sábado, domingo y lunes, la violencia desapareció de municipios y estados. Eso que él no cuenta con Genaro García Luna, terrible policía contra el crimen.