En razón de que la entidad fiscalizada dejó de cumplir con su objeto social de aportar recursos para la asistencia pública, se recomendó a la Secretaría de Hacienda, en su carácter de dependencia coordinadora de sector, que se proponga al Ejecutivo Federal la disolución, liquidación o extinción de la Lotería Nacional (Lotenal) para la Asistencia Pública, en términos del artículo 16 de la Ley Federal de las Entidades Paraestatales , dictaminó la Auditoría Superior de la Federación.

Tras una década de inestabilidad institucional -en el periodo, ha visto pasar siete directores- y mermas sin freno, la Lotenal resulta inviable, financieramente. En el periodo 2009-2015 -de acuerdo con la revisión de sus estados financieros-, acumula pérdidas por 1,665 millones de pesos (tuvo egresos por 39,680 millones de pesos e ingresos por 38,014 millones de pesos) y, por lo contrario, a partir del 2011, el gobierno federal ha tenido que transferirle 1,127.4 millones de pesos para apoyar su operación.

El reporte sobre la situación del organismo que dirige Pedro Pablo Treviño quedó consignado en el Informe del Resultado de la Fiscalización Superior de la Cuenta Pública 2015, presentado por el titular de la ASF, Juan Manuel Portal.

Atrapada por el rezago tecnológico y capturada por su burocracia, la Lotenal paulatinamente había perdido presencia en el mercado. En el último lustro, sin embargo, la falta de recursos para los programas de asistencia pública a cargo del Ejecutivo Federal se había vuelto crónica.

Y es que en ese periodo las ventas de billetes de lotería se desplomaron. Según la auditoría de desempeño 15-1-06HHQ-07-0090, la insuficiente publicidad para promocionar la venta de productos, la carencia en la expansión de la fuerza de ventas -por no tener capacidad de convocatoria- y la falta de realización de sorteos, por no contar con un plan de contingencia, fueron las determinantes de la crisis.

Treviño asumió la dirección de la Lotenal en el verano del 2015. Para entonces ya estaba en operación un programa especial para recuperar la estabilidad de la institución. Al arranque de ese año le habían sido autorizados 1,251 millones de pesos para su presupuesto y recibió una ampliación de 851 millones para reactivar la producción y comercialización de billetes de lotería.

Ese año los gastos de operación superaron los 1,548 millones de pesos. Y se registró una pérdida de 38.8 millones de pesos, por lo que incumplió con su mandato legal: aportar recursos para apoyar económicamente las actividades a cargo del Ejecutivo Federal en el campo de la asistencia pública. La ASF identificó que la fortaleza financiera del organismo disminuyó porque el peso de la deuda aumentó respecto de los activos. Y, en cuanto a su solvencia, determinó que disminuyó 45 por ciento.

En el 2015 el organismo ejerció 2,205.8 millones de pesos por costos de operación, 18.2% más de lo originalmente estipulado en su Programa Institucional; sin embargo, persistieron las bajas ventas brutas y un insuficiente gasto publicitario.

EFECTOS SECUNDARIOS

INÉDITO. De la colusión entre participantes en licitaciones públicas hay mucho escrito y denunciado. Sobre todo en el sector salud. La Comisión Federal de Competencia Económica, en una investigación por la posible existencia de prácticas monopólicas absolutas, determinó que entre el 2009 y el 2015 las instituciones públicas de salud gastaron aproximadamente 1,233 millones de pesos en la adquisición de diversos insumos, con sobreprecios de hasta 52%, lo que causó un daño de por lo menos 381 millones de pesos. Carlos Mena Labarthe, titular de la Unidad Investigadora de la Cofece, especificó que la denuncia fue presentada contra los particulares por la probable comisión de delitos contra el consumo y la riqueza nacionales, tipificados en el artículo 254 bis del Código Penal Federal.

RECUPERACIÓN. Después de Odile, Los Cabos está completamente recuperado. El esfuerzo de sus pobladores, el tesón de los empresarios asentados en ese Centro Integralmente Planeado y las acciones de las autoridades estatales y federales permitieron la rehabilitación total de la infraestructura de este centro turístico, que este año recibirá una inversión de 400 millones de pesos para mantener su atractivo para las inversiones turísticas y los paseantes nacionales e internacionales.

DEVOLUCIÓN. El diputado panista Jorge Triana preside la Comisión de Régimen, Reglamentos y Prácticas Parlamentarias y se convirtió en el único de los 500 huéspedes de San Lázaro en reintegrar directamente su bono navideño a la Tesorería de la Federación. Esa era la única ruta de que los 150,000 pesos regresaran a las arcas. De no haberlo cobrado, como lo hicieran los grupos parlamentarios de Morena y Movimiento Ciudadano, ese incentivo hubiera ingresado a los remanentes del Congreso de la Unión, con los que se suele cubrir la compra de artículos como extintores, equipo para tratar agua o, incluso, alfombras nuevas.

¿ENGAÑO? Alumnos, maestros y trabajadores administrativos de la Universidad Autónoma de Querétaro han sido convocados por el rector de esa institución, Gilberto Herrera Ruiz, a un acto público de rendición de cuentas que, para muchos, tendrá un alto contenido grillesco. Y es que el académico ha puesto la mira en la alcaldía de la capital queretana, al margen de los partidos políticos, y con un uso bastante cuestionable del erario universitario.