El viernes pasado el SNTE anunció su rechazo a la aplicación de la Evaluación Universal de Docentes y Directivos en Servicio de Educación Básica porque, según, la SEP incumplió al no informar los mecanismos con los que se llevaría a cabo la evaluación. La SEP insiste en que sí hay las condiciones para aplicar la evaluación el 24 de junio, como fue pactado el año pasado.

La SEP ha expresado en varias ocasiones que la evaluación universal tendría sólo propósitos de diagnóstico y formativos y no afectaría los derechos de los maestros. El SNTE rechaza esta evaluación por varias razones. La primera seguramente es de índole política. Utiliza la evaluación como rehén para conseguir espacios políticos y poder. La segunda quizá se debe a que es la antesala de la evaluación docente utilizada como un método para eventualmente retirar del sistema educativo a los maestros que no tienen un buen desempeño. Esto es lo que les preocupa. Lo que se les olvida es que nosotros, los contribuyentes, pagamos los salarios de los profesores. Tenemos todo el derecho a exigir que se evalúe su desempeño y a tomar acciones para que mejore. Tenemos derecho a la rendición de cuentas. Está de por medio la formación de nuestros niños y jóvenes. Está en juego el futuro de México como país.

¿Por qué darle la vuelta a la evaluación? ¿Miedo a salir mal, miedo a perder el trabajo, miedo a perder el poder? Todos sabemos que hay que medir para evaluar y hay que evaluar para mejorar. Es un principio generalmente aceptado en el mundo. En el documento Mejorar las Escuelas: Estrategias para la Acción en México y Establecimiento para un marco para la evaluación y los incentivos para docentes: Consideraciones para México , publicado por la OCDE en el 2010, se hacen recomendaciones relacionadas con la evaluación docente. Quiero destacar dos:

Mejorar la evaluación inicial docente: México debe desarrollar y mejorar el Concurso Nacional de Asignación de Plazas Docentes .

Y México necesita con urgencia un sistema de evaluación docente basado en estándares. Después de haber implementado este sistema, puede incluir variables formativas y sumativas; por ejemplo, recompensar a los docentes excelentes o dar apoyo a los docentes de menor desempeño. Los docentes que presenten un bajo desempeño de forma permanente deben ser excluidos del sistema .

Los maestros son fundamentales para el proceso de aprendizaje de los niños y jóvenes. Tienen una responsabilidad comparable únicamente con la que tiene un médico. Tienen a su cargo la formación de seres humanos.

grojas@eleconomista.com.mx