Hablar de educación financiera es hablar de la previsión económica a corto, mediano o largo plazo. En el corto plazo, el conocimiento de educación financiera permite resolver problemas financieros que se viven en el día a día, o bien que son inmediatos. En el mediano plazo hablamos de situaciones que no ocurren inmediatamente, pero que en un lapso de pocos años deben atenderse, como un viaje, la adquisición de un vehículo, los gastos educativos de los hijos, etcétera. En el largo plazo encontramos situaciones como las pensiones, la adquisición de una casa, etcétera.

Llevar un control de las finanzas personales y/o familiares permite organizarse financieramente para atender no sólo las necesidades básicas o de corto plazo, sino también prever o atender situaciones futuras importantes, tales como el ahorro de largo plazo, la construcción de una pensión o la adquisición de una vivienda. Dichos objetivos forman parte de la construcción del patrimonio tanto individual como familiar.

La construcción de una pensión es un tema relevante, no sólo porque permite brindar solvencia económica a las personas en la edad adulta mayor, sino también constituye uno de los principales patrimonios durante la vida activa de los trabajadores, a través de la cuenta individual. Éstas son algunas de las razones por las cuales la educación financiera en el sistema de pensiones es importante.

¿Quiénes la promueven?

En el Sistema de Ahorro para el Retiro, tanto la Consar como las afores y la Amafore promueven la educación financiera entre los trabajadores, los niños, jóvenes y público en general.

De acuerdo con la Consar, entre las acciones y servicios que las administradoras realizan en esta materia se encuentran:

1. Administración y finanzas personales. Disponen de productos y materiales que sirven como orientación para los ahorradores en el sistema, de tal forma que les permite llevar a cabo una planeación de ingresos y egresos en la economía individual y/o familiar.

2. Planeación previsional para el retiro. Brindan productos y materiales para sensibilizar a los trabajadores acerca de la importancia de entender el ahorro para el retiro como un hábito sistemático, planeado y programado.

3. Servicios de la afore y trámites de operación del SAR. Las administradoras brindan diferentes servicios a los ahorradores, que van desde abrir una cuenta individual para formar parte del SAR, hasta el retiro de recursos o traspaso entre administradoras.

4. Herramientas digitales. Algunas de las afores disponen de aplicaciones e información en redes sociales, así como otras herramientas, que le permiten a los ahorradores hacer uso de la tecnología para conocer acerca del SAR y al mismo tiempo brinda inclusión financiera para todos los usuarios.

Si eres un trabajador que cotiza al IMSS, al ISSSTE, trabajador por cuenta propia con cuenta individual, o quieres abrir una cuenta individual, consulta la información de las afores para conocer los servicios y beneficios que ofrece en materia de educación financiera.

Para obtener mayor información sobre el sistema de pensiones visite la página de Internet: www.amafore.org