Nada es casual en política. En la campaña, Enrique Peña Nieto realizó una docena de viajes a Guanajuato, donde además de las presidenciales también se dejó ver mucho en Jalisco. En ambas entidades, había elecciones para renovar las alcaldías, los escaños de los congresos locales y las gubernaturas.

Ambas entidades están en la parte más alta de la lista de los cinco estados de la República donde el candidato presidencial de la coalición Compromiso por México. En Guanajuato, si bien no se logró el objetivo estratégico de ganar la gubernatura, la recuperación del PRI es plena.

Peña Nieto obtuvo 935,000 sufragios -casi la misma cantidad que Josefina Vázquez Mota- y el PRI en siete de los 14 distritos federales de la entidad. En todos los casos, hubo una estructura peñista -en Guanajuato su representante era Guillermo Ruiz de Teresa- que también trabajó para que los candidatos locales ganaran en León, San Francisco del Rincón, Irapuato, San Luis de la Paz, Pénjamo y Acámbaro.

En Jalisco, la victoria priísta fue plena, en otro de los baluartes históricos del blanquiazul. El candidato presidencial tuvo 1.4 millones de votos y los candidatos de la coalición PRI-PVEM ganaron en 16 de los 19 distritos federales que concentra la entidad. Además de perder la gubernatura y la mayoría en el Congreso local, al PAN sólo le queda Zapopan como bastión.

Desde la perspectiva electoral de las microrregiones del país, podría decirse que el Bajío está dejando de ser panista.

En Querétaro, donde desde hace tres años gobierna el priísta José Calzada Rovirosa, la disputa entre panistas y priísta también es de pronóstico reservado.

De los cuatro distritos federales de aquella entidad, los dos correspondientes a la capital serán para los candidatos panistas, mientras que los otros dos - de Cadereyta y San Juan del Río- se pintaron de tricolor, en buena medida por un efecto Peña Nieto, quien sacó 50,000 votos más que Josefina Vázquez Mota.

En Aguascalientes, el exgobernador del Estado de México quedó en primer lugar, con 40,000 votos más que la candidata panista, pero esa ventaja fue insuficiente para llevarse carro completo: los abanderados de la coalición PRI-Verde ganaron dos de los tres distritos electorales de la entidad.

El PAN aun conserva algo de su fortaleza en las capitales de los estados que integran esta región, la más conservadora y tradicional del país. Sus candidatos a diputados federales lograron el triunfo en los dos distritos que comprenden la capital potosina. Sin embargo, en las comicios para renovar la presidencia municipal, Alejandro Zapata Perogordo -senador con licencia y excandidato a la gubernatura- resultó derrotado.

El fracaso electoral de algunas de sus figuras más emblemáticas quizá sea la parte más impactante de la debacle panista en el Bajío. Allí está el caso del exgobernador y dos veces exsecretario de Agricultura, Alberto Cárdenas Jiménez, quien compitió por la alcaldía de Guadalajara y perdió contundentemente.

Aún más impactante, sin embargo, es que los votos conseguidos en el contexto local le impiden mantenerse como la fuerza hegemónica en los congresos de Jalisco, Guanajuato, San Luis Potosí y Querétaro, donde pronto se convertirán en un rotundo segundo lugar.

EFECTOS SECUNDARIOS

VÍNCULOS. Al margen de los diferendos electorales, las autoridades de los tres órdenes de gobierno mantienen buenas relaciones. O eso al menos es lo que parece, después de ver el trato preferencia del presidente Felipe Calderón hacia el Gobernador de Aguascalientes, Carlos Lozano de la Torre. Ayer, ambos lucieron bastante contentos y relajados, durante el inicio de la construcción de la nueva planta de Nissa­n en territorio hidrocálido. La inversión, de 27,000 millones de pesos, es motivo suficiente para tales gestos. Estas inversiones nos son obra de la casualidad y nos llenan de orgullo y satisfacción no sólo por el crecimiento económico y la generación de empleos, sino porque sabemos que Nissan escogió a México, en particular a Aguascalientes, por el talento y amor al trabajo bien hecho de sus trabajadores, que la colocan como una de las empresas automotrices más fuertes del planeta , dijo el Ejecutivo federal. Y para que no haya duda sobre la buena relación de las autoridades, este mediodía, Lorena Martínez, alcaldesa de la capital hidrocrálida, será la anfitriona de la plenaria de la Conferencia Nacional de Seguridad Pública Municipal, que será inaugurada por el secretario ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, Oscar Vega Marín. Durante la reunión de más de 60 alcaldes del país se tocarán temas como las reglas de operación del Subsidio de Seguridad Pública Municipal.

LO QUE CALDERÓN QUISO DECIR. Sin racismo o ángulos insultantes, dicen los chinos: Ojalá vivas tiempos interesantes . No es un proverbio, sino una anatema, lo mismo que la gente importante conozca tu nombre y ojalá consigas lo que estás buscando . A ellas aludió recientemente el presidente Felipe Calderón para luego destacar la tenacidad con la que afrontó las adversidades de su sexenio entre las que están la epidemia de la gripe AH1N1, media docena de desastres naturales de gran magnitud, la crisis de los mercados financieros del 2008, la debacle del euro... más las que se acumulen en lo que resta del sexenio, al que restan apenas 145 días.