Justo antes de que el micrófono se cerrara -al final de una de sus últimas intervenciones en el debate-, Josefina Vázquez Mota soltó con la velocidad de un croupier tres propuestas que ya no pudo desarrollar, alcanzando a decir -en tres segundos- que desaparecería a los plurinominales, contendría la emisión de gases y eliminaría las cuotas obrero-patronales.

Sobre la primera propuesta, estamos de acuerdo con la Diputada panista (plurinominal, por cierto), tal y como lo manifestamos en este espacio hace algunas semanas, al mencionar que los legisladores plurinominales habían cumplido ya su misión histórica. Por lo que hace a la contención de la emisión de gases, no tenemos ningún comentario, pues debido a la brevedad de su enunciado no tenemos la más remota idea de a qué se quiso referir.

La oferta que llama nuestra atención es la de desaparecer las cuotas obrero-patronales. Veamos.

La Constitución Mexicana estatuye como de utilidad pública la emisión de normas sobre seguridad social que comprenderá seguros de invalidez, de vejez, de vida, de cesación involuntaria del trabajo, de enfermedades y accidentes, de servicios de guardería y cualquier otro encaminado al bienestar de trabajadores y familiares.

La Ley del Seguro Social refiere a este objetivo constitucional al indicar que la seguridad social tiene por objeto garantizar el derecho a la salud, asistencia médica, protección de los medios de subsistencia y servicios sociales necesarios, la cual será garantizada y otorgada por el Estado a través del Instituto Mexicano del Seguro Social.

Para comprender el funcionamiento del IMSS –nos relataba un maestro en la Libre- había que entender el simple enunciado de que el Seguro Social es -ante todo- un seguro, cuya contratación resultaba legalmente forzosa para los patrones y para los trabajadores. Los primeros como obligados a proporcionar esta prestación a sus empleados y éstos como sus beneficiarios. Los pagos de las pólizas de este seguro se llaman aportaciones de seguridad social, conocidas como cuotas obrero-patronales y tienen el carácter de contribuciones, como la tienen los impuestos.

La determinación del monto de estas cuotas y de sus bases de cotización depende de factores como el monto del salario y otras percepciones laborales, y el grado de riesgo de la empresa, entre otros.

De esta forma, el IMSS no sólo se constituye como un organismo que presta servicios médicos, sino como una autoridad fiscal que recauda las aportaciones de seguridad social, teniendo las mismas facultades del fisco federal para auditar a los contribuyentes, determinarles créditos fiscales y cobrarlos mediante procedimientos económico-coactivos.

La recaudación de estas cuotas permite al Estado financiar una parte importante del costo de los servicios de salud que dicho instituto proporciona.

La recaudación estimada de estas aportaciones para el 2012 es de 191,000 millones de pesos, constituyendo la cuarta contribución en importancia después de los derechos de Pemex, del ISR e IVA. Las cuotas del IMSS recaudan cuatro veces el monto del IETU.

Para muchos patrones, las cuotas del IMSS resultan en un costo del cual prefieren prescindir. Para ellos, han proliferado esquemas ilegales de outsourcing, que han permitido a las firmas que lo implementan un negocio tan lucrativo que les posibilita acercarse a sus clientes en una flota de aviones igual a la que utiliza en comodato la candidata panista (idéntica, afirman algunos).

La evasión de las cuotas del IMSS explica en buena medida las deficiencias con las que opera este Instituto, el cual –no obstante- sigue representando la única posibilidad de servicios de salud para la mayoría de la población. Para los empleados que se convirtieron en cooperativistas o miembros de sociedades en nombre colectivo, el resultado es que tienen una chamba, pero no seguridad social. Desastroso.

Por ello, no deja de sorprender el que lejos de anunciar el fortalecimiento del IMSS mediante la aplicación de la ley a quienes -abierta e impunemente- la evaden, la candidata panista ofrezca, sin más, la desaparición de las cuotas del IMSS. Para alivio del Presupuesto de Egresos y del IMSS, leí ayer que Josefina pretende financiar un esquema básico de seguridad social mediante un impuesto generalizado etiquetado para este fin . Es decir, sólo le cambiará el nombre a las aportaciones de seguridad social por el de impuestos de seguridad social. Misma contribución, diferente nombre. Pasado el susto, ojalá nos expliquen ahora el tema de la contención de la emisión de gases. Pura curiosidad.