Las partes han cumplido con la palabra empeñada. El PRD, a trompicones, contribuyó a desahogar la conversión del PensionISSSTE en una afore y a cambio, la mayoría oficialista aceleró el trámite legislativo que permitirá concretar la reforma política en el Distrito Federal.

Así finaliza una larga etapa y comenzará formalmente el nacimiento de la ciudad de México. El primer movimiento toca al jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, quien de acuerdo con la minuta que validará el pleno de la Cámara de Diputados, tendrá la facultad exclusiva de elaborar y remitir el proyecto de Constitución Política de la ciudad de México a la Asamblea Constituyente, a más tardar el 15 de septiembre del 2016.

Un primer atisbo sobre estas definiciones vendrá con la comparecencia de Porfirio Muñoz Ledo, responsable de la reforma política dentro de la administración capitalina, quien deberá atender el citatorio emitido por el priista José Encarnación Alfaro, quien anteriormente había emplazado a la Comisión de Puntos Constitucionales de San Lázaro a discutir y en su caso aprobar la minuta que había decretado el Senado de la República, hace casi ocho meses.

Entre perredistas te veas. El diputado perredista Daniel Ordóñez Hernández resolvió su parte y ahora toca al equipo de Mancera resolver el entuerto jurídico que definirá la naturaleza jurídica de la ciudad de México. ¿El estado 32 o la sede de los poderes de la Unión y capital de la República? La reforma constitucional le otorga autonomía constitucional en todo lo concerniente a su régimen interior, así como su organización política y administrativa. La Constitución de la CDMX deberá materializar esas disposiciones, además de conciliar las potestades de los integrantes del pacto federal: el Congreso de la Unión quedará facultado para decidir sobre la deuda pública, mientras que el Senado perderá la potestad de nombrar o remover al jefe de Gobierno.

Las alcaldías definidas como el gobierno colegiado de las demarcaciones sustituirán a las delegaciones y ejercerán su presupuesto de manera autónoma conforme a lo previsto en la Constitución Política local. Estarán integradas por un alcalde y un concejo de elección popular, mediante planillas de entre 11 y 15 miembros, según la población radicada en cada territorio. Y su asignación obedecerá los principios de mayoría relativa y de representación proporcional.

Los alcaldes y concejales, que serán electos por primera vez en junio del 2018, podrán ser reelectos hasta por un periodo adicional.

Los concejos de la alcaldías aprobarán el proyecto de presupuesto de egresos de sus demarcaciones. De igual manera, precisa facultades del concejo para supervisar y evaluar las acciones de gobierno y controlar el ejercicio del gasto público en la respectiva demarcación territorial. Las demarcaciones territoriales no podrán, en ningún caso, contraer directa o indirectamente obligaciones o empréstitos.

La Constitución de la ciudad de México será elaborada por 100 diputados en una Asamblea Constituyente; de éstos, 60 serán designados vía representación proporcional, mediante listas votadas en una circunscripción plurinominal: los partidos presentarán listas cerradas integradas por fórmulas de propietarios y suplentes y en el caso de los candidatos independientes, se elaborará una lista abierta.

El resto de los constituyentes serán: 14 senadores, designados por el voto de las dos terceras partes de los miembros presentes de la Cámara, a propuesta de la Junta de Coordinación Política; 14 diputados federales, designados por el voto de las dos terceras partes de los miembros presentes de la Cámara, a propuesta de la Junta de Coordinación Política; seis representantes nominados por el presidente de la República y seis designados por el jefe de Gobierno.

No obstante, el dictamen tiene dos defectos que podrían ser fatales: primero, la elección de la Asamblea Constituyente no contempla el principio de paridad de género, hecho que podría derivar en una controversia constitucional. El segundo es que la organización de la Asamblea Constituyente recae bajo la responsabilidad del Consejo General del Instituto Nacional Electoral, excluyendo así a los consejeros del Instituto Electoral del Distrito Federal.

La elección para su conformación se realizará el primer domingo de junio del 2016 y deberá instalarse el 15 de septiembre del mismo año. La Constitución deberá ser aprobada a más tardar el 31 de enero del 2017 por las dos terceras partes de sus integrantes.

EFECTOS SECUNDARIOS

AZULADOS. Un mes antes de lo estipulado por la Constitución local, los 125 alcaldes electos del Estado de México rinden protesta. ¿Y por qué la prisa? Por el asueto navideño, sin duda, pero sobre todo por el deseo de Eruviel Ávila Villegas de acompañar al mayor número de cabildos y reforzar su presencia mediática. La entrega-recepción en Naucalpan, donde gobernará el panista Edgar Olvera, derivó en un mitin partidista. Y es que los más de 6,000 asistentes a la explanada de la Unidad Cuauhtémoc del IMSS vitoreraron a la ex primera dama, Margarita Zavala, al presidente del blanquiazul, Ricardo Anaya, y a los senadores Roberto Gil y Héctor Larios. Mudo testigo fue el secretario de Gobierno, José Manzur. El futuro alcalde integró al dirigente naranja, Horacio Jiménez, como secretario del ayuntamiento y al neoaliancista, Einar de los Cobos, en la dirección de Educación.

[email protected]