La primera derrota de Jorge Luis Preciado no ocurrió antier, en las urnas, sino a principios de diciembre del año pasado, al arranque de las campañas por la gubernatura de Colima, repetidas después de que los magistrados electorales anularan el resultado del pasado 5 de junio.

El senador volvería a recorrer los municipios de aquella entidad del Pacífico, con 10 puntos de ventaja y la experiencia de haber recurrido a técnicas populistas y a una propaganda efectiva, para superar al priista José Ignacio Peralta. La anulación de las elecciones para gobernador, empero, no habían frenado la alternancia en Colima, donde la mayoría de las alcaldías y el Congreso local se pintaron de azul... gracias en buena medida a Preciado. Al cierre del año quedaba claro que sólo una pésima campaña, o un escándalo de proporciones catastróficas, impedirían su victoria.

Lo segundo era inevitable. Preciado vio desvanecerse la ventaja inicial en apenas dos semanas, tras de una de las campañas negativas más virulentas que se recuerden en la historia electoral contemporánea y uno de los abandonos más groseros, por parte de la dirigencia nacional del PAN.

Esos temas dominaron la discusión, en la reunión del Comité Ejecutivo Nacional del blanquiazul, que encabezó Ricardo Anaya. Al mediodía, sin el respaldo del jefe nacional, Preciado reconoció su derrota: Peralta le ganará por 1,000 votos de diferencia, cuatro puntos porcentuales.

En la víspera de las votaciones, Fernando Civera ,el encuestador de Anaya, había pronosticado que la derrota sería de dos dígitos y después de dos cortes; en su exit poll, había convencido a la cúpula del blanquiazul de que quedaría entre siete y 10 puntos. Con esos números y una estrategia moderada recomendada por el consultor cubano-venezolano Joaquín Pérez Rodríguez, el candidato del PAN nunca pudo defenderse de los ataques orquestados por el equipo beltronista.

Anaya y el PAN irán a la conquista de las gubernaturas de Puebla, Sinaloa, Tamaulipas y Veracruz con un equipo de encuestadores y estrategas que ya fue derrotado en Colima, y con un liderazgo nacional que atraviesa por su primera crisis. La rebelión de un ala partidista, materializada en la ruptura del compromiso con el PRD para nominar a la senadora Lorena Cuéllar en Tlaxcala, amenaza con extenderse a otras entidades donde estaban perfiladas las coaliciones anti-PRI.

En Oaxaca, la ex diputada federal Eufrosina Cruz amaga con aceptar la candidatura de otra fuerza política, en caso de que Anaya persista en su intención de ceder al PRD la nominación del candidato aliancista. La solución de este dilema interno, por lo demás, no está en manos de los panistas, sino del PRD, cuya dirigencia local atada irremediablemente al muratismo no dejará que avancen los afanes coalicionista de Basave y Anaya.

En la hora de las definiciones, el derrumbe de las coaliciones PAN-PRD. Y dentro del PAN, la irrupción de un frente del que podrían quedar marginados Anaya y su principal operador, Santiago Creel Miranda. Para mayor ejemplo, está el caso de Aguascalientes. Al cierre de esta edición, allegados al líder de la bancada panista en el Senado de la República, Fernando Herrera, refieren que en el mediano plazo su prioridad es cumplir con la agenda legislativa trazada por el jefe nacional del PAN. Y el alcalde de la capital hidrocálida, Antonio Martín del Campo, ya cerró filas con el senador Martín Orozco, quien había amagado con una ruptura de proporciones catastróficas, en caso de que lo marginara la línea del centro.

Para Sinaloa, también naufragan las propuestas del CEN. Creel Miranda ha asumido la misión casi imposible de convencer a Manuel Clouthier de aceptar la nominación de una coalición opositora, sin tomar en cuenta asuntos familiares que trascienden la esfera partidista. El mejor posicionado en las encuestas, hoy por hoy, es el ex secretario de Desarrollo Social, Heriberto Félix Guerra, y en segunda instancia está el alcalde de Mazatlán, Carlos Eduardo Felton González.

EFECTOS SECUNDARIOS

ALTOS VUELOS. El acuerdo de cooperación comercial que se dio a conocer entre la sudamericana Latam con American Airlines y con IAG, grupo que controla Iberia y British Airways, que busca operar de manera conjunta en toda su red de destinos, es trascendental para nuestro país, ya que dicha alianza se convertirá en un jugador de impacto para el mercado internacional en México, considerando que American por sí solo es el segundo jugador más importante en el tráfico a Estados Unidos con 16% de pasajeros. En este contexto, se visualiza que la alianza entre Aeroméxico y Delta solicitada a finales del año pasado pueda ser aprobada por el Departamento de Transporte de Anthony Foxx y la Comisión Federal de Competencia, de Alejandra Palacios, en el primer semestre del año.

ENCARTES. Al margen de las definiciones que asuman otras fuerzas políticas, el PRI sinaloense bajo el liderazgo real del diputado federal David López Gutiérrez enfila hacia la postulación de su candidato, por la vía de la unidad. Descartados el empresario Jesús Vizcarra, el secretario de Gobierno, Gerardo Vargas, y el mismo ex vocero presidencial. En el CEN del PRI, saben que vaya quien vaya por la gubernatura de Sinaloa, necesitan una opción ganadora para Culiacán, donde está concentrado 40% del padrón electoral de aquella entidad del Pacífico. El secretario general del PRI estatal, Jesús Valdés Palazuelos, está bien posicionado.

[email protected]