El tema de los pagos a proveedores sigue como un dolor de cabeza para la empresa productiva del Estado, que sigue buscando soluciones que le permitan ahorrar recursos en un entorno en el que todo el mundo le quiere pasar por encima y el precio del petróleo se mantiene a la baja.

Se supone que en diciembre pasado tuvo dinero y liquidaron a una parte de los proveedores, los más urgentes y vitales para la operación de la estatal; sin embargo, el dinero no alcanzó y ya hay adeudos con más de seis meses que siguen sin liquidarse, se habla de por lo menos 60,000 millones de pesos de atrasos más lo que se esté acumulando este año.

Parte de la solución que quieren presentar los de Pemex es usar a los bancos de desarrollo y a la banca privada, pero antes tienen que trabajar internamente en una serie de procesos muy importantes como son rehacer la relación con la Secretaría de Hacienda, mejorar los procesos internos de producción y, a ver si ya lo frenan aunque sea un poco, el robo de petrolíferos de los ductos de la empresa.

¿Quiénes estarán a cargo de los nuevos mecanismos? A saber, es una chamba que ahora le toca a Juan Pablo Newman, nuevo director de Finanzas de Pemex y quien se supone que es parte de los amarres que hizo la SHCP para controlar un poco lo que ocurre en la petrolera de quien desconfían a morir.

La SHCP tiene la percepción de que los reportes de producción de Pemex no son los más correctos y que podría haber, en una de esas, información equivocada sobre la producción petrolera; se dice que serían menos los barriles producidos, y, pues, están buscando la manera de encontrarle la cuadratura al círculo. Parte de esa chamba le corresponde a Newman, pero otra es dar la cara por la petrolera ante los proveedores a quienes les van a presentar un esquema de financiamiento a proyectos.

Luego será el turno de Gustavo Escobar Carré, encargado de la dirección corporativa de Procura y Abastecimiento. Éste va a explicar a proveedores los nuevos esquemas de pago, pero, sobre, todo la creación de valor en las comunidades petroleras.

Uno de los actores que más se ha metido a este proceso de renegociación con Pemex es la Asociación Mexicana de la Industria del Petróleo, a cargo de Erik Legorreta, y es probablemente el que más ha buscado que haya soluciones de corto y mediano plazo. Para bien o para mal, el proceso está en marcha y las reuniones que se hagan con las empresas más importantes del sector son para destrabar los nuevos esquemas de pago a proveedores.

Lo importante para las empresas es que no sea un esquema donde todos pierden.

Buzos

1.-Ya están las calderas y hornos, las líneas de producción, y si se tiene suerte, en esta semana se estarán terminando las pruebas del complejo Etileno XXI de Braskem-Idesa, a cargo de Roberto Bischoff, CEO de la empresa. Listos los contratos y las ventas, la primera producción saldrá al mercado en la primera semana de febrero.

2.-Se dice que el juez Felipe Consuelo Soto, encargado del concurso mercantil de Oceanografía S.A. (OSA), ya le puso palomita a la propuesta de acuerdo que le llevaron los acreedores; si todo sale bien, en esta semana se estará dando el banderazo de salida del proceso con un mayor consenso entre las partes.

Parece que, al final del día, OSA va, pero Banamex, no. El acuerdo lo seguirán impugnando desde el banco, pero, para el juez, lo único relevante es que no hay pruebas que sustenten sus dichos, se mantiene la posición de que fue un fraude interno y, para bien o para mal, la naviera de servicios petroleros no tuvo intervención alguna.