El comunicado de la cancillería uruguaya advirtiendo sobre la inseguridad en Estados Unidos a los ciudadanos que tengan previsto viajar a ese país revela la falta de visión y estrategia actual del ministerio de Relaciones Exteriores.

La semana pasada Estados Unidos volvió a vivir un momento de tensión tras nuevos ataques contra inocentes. Primero, un supremacista blanco abrió fuego en un Walmart en El Paso, matando a 22 personas. Horas después, nueve más murieron luego de que otro individuo disparara en una calle de Dayton en Ohio.

En el caso de El Paso, sur, frontera con México la noticia cobró especial relevancia por tener como blanco a la población hispana. El ataque hizo sonar las alarmas de varios países latinoamericanos, cuya población migrante vive en Estados Unidos.

Si bien el gobierno uruguayo tiene todo el derecho de hacer lo que considere necesario para proteger a sus ciudadanos en el mundo, este comunicado resulta inconcebible por lo infantil. Ocurre justo horas después de que el Departamento de Estado de Estados Unidos emitiese otro en que alertaba a sus nacionales por la inseguridad que se vive en el Uruguay.

La noticia del comunicado uruguayo cobró fuerza en los principales medios estadounidenses y se metió en la campaña electoral que tiene como actor al presidente Donald Trump, que busca su reelección. Es conocida la retórica contra los inmigrantes del mandatario que se materializa en su obsesión de construir un muro en la frontera sur para impedir la llegada de migrantes ilegales.

El congresista demócrata Dean Philips se hizo eco del comunicado. Escribió: “Uruguay advierte a sus ciudadanos por la violencia creciente, alimentada por el racismo y la discriminación, que las autoridades son incapaces de prevenir debido a la posesión indiscriminada de armas. Vamos a digerir esto por un minuto”.

Para peor, la cancillería del dictador venezolano Nicolás Maduro inmediatamente adhirió a la iniciativa uruguaya y se sumó, emitiendo un comunicado casi calcado. Un ministerio que se niega a llamar dictadura al régimen en Venezuela y en su lugar prefiere jugar al gato y al ratón con la potencia del mundo, enviando un comunicado en represalia, es a todas luces un nuevo grueso error diplomático.

El comunicado revela que nuestra cancillería ingresó en un laberinto lleno de puntos ciegos donde los objetivos y estrategias que beneficien al Uruguay están nublados por una ideología equivocada.

Es evidente que Nin tiene una visión miope de la realidad y que sus decisiones en lugar de ayudar al país lo complican. En una semana que Uruguay estaba en el centro de la atención mundial por las toneladas de cocaína que partieron de sus puertos y aeropuertos, salir a retrucarle así al gobierno de Trump es inconveniente y absurdo.

@observadorUY