Si lo que el secretario de Hacienda declaró ayer 7 de octubre, al Senado de la República fuera preciso, Pemex sería más rentable que Aramco, la compañía más valiosa del mundo. De acuerdo con el secretario Arturo Herrera, Pemex “hoy en neto le deja al país 900,000 millones de pesos, casi 4 puntos del PIB que entran al presupuesto”. Ya convertido, esto implicaría ingresos netos de casi la mitad que los 88,000 millones de dólares que Aramco reportó en el 2019, a pesar de que Pemex produce menos de un sexto del crudo que la saudí. Los ingresos netos que Pemex produce de acuerdo con el secretario Herrera, además, estarían en la misma liga que los que Apple, Microsoft y Alphabet generan para sus accionistas: 55, 38 y 34,000 millones de dólares, respectivamente.

Intencional o no, la confusión de montos y conceptos es épica. De acuerdo con cálculos de Morgan Stanley, se necesita que el crudo en promedio esté a 60 dólares por barril para que Pemex Exploración y Producción, produciendo 1.7 millones de barriles diarios, pueda generar unos 40,000 millones de dólares en ingresos brutos. Pemex Transformación Industrial consistentemente pierde dinero ¿Cómo podría la suma de las operaciones de estas compañías, en este contexto, ‘dejarle’ ‘netos’ al gobierno mexicano 40,000 millones de dólares?

El precio actual del barril de mezcla mexicana de exportación ronda los 35 dólares. Con este punto de partida, la carga impositiva de Pemex, en términos brutos, es pesada: representa más del 70% de su EBITDA. Pero, en términos absolutos, representa contribuciones a Hacienda de unos 8,000 millones de dólares, con trabajos una quinta parte de lo que el secretario reportó. Y este apenas es el número bruto.

Una vez que se consideran gastos financieros, el abultado CAPEX actual y el saldo del downstream, un año de operaciones de Pemex –a 35 dólares por barril, con una producción de 1.7 millones de barriles diarios– “generaría” un flujo de caja libre a capital de –18,000 millones de dólares. Dicho de otra forma, no es ni cercanamente cierto que Pemex “hoy en neto le deja al país 900,000 millones de pesos, casi 4 puntos del PIB que entran al presupuesto”. Considerando la pérdida de dígitos por redondeo en el análisis de Morgan Stanley, Pemex hoy costaría netamente al erario 11,000 millones de dólares, es decir, un 1% del PIB.

Pero parece que el secretario Herrera prefiere “contar” sus bendiciones. Además de la injustificable cifra, este optimismo sirvió para dar un tremendo espaldarazo a las operaciones de Pemex: “Yo creo que sigue siendo una bendición [Pemex] que nos sigue dando el petróleo”. Y después redobló: “la gran pregunta que tenemos que hacer cuando nos referimos a la parte fiscal, a la de Pemex, no es si Pemex le está dando recursos al país, es si nosotros nos podemos permitir que las finanzas públicas dependan un porcentaje importante de una materia prima que es muy volátil”.

Quizás no sea el momento para corregir. Pero creo que, en realidad, esa no es la pregunta. Junto con la noción de que Pemex le “da” el petróleo a México, la pregunta del secretario no aporta la claridad que debería tener un inversionista tan importante en Pemex como lo es Hacienda. Propongo esta derivada: ¿No ganaríamos más si nos ahorramos el cuento petrolero patriotero y mejor estacionamos el dinero y activos de Pemex en una simple cuenta de ahorros que nos dé un 5% de interés nominal? En comparación, ese 1% después de inflación parecería una verdadera bendición.

Pablo Zárate

Consultor

Más allá de Cantarell

Lee más de este autor