A casi hace un año del comienzo de la Primavera Árabe, que provocó un repunte importante en el precio del petróleo, la economía global vuelve a enfrentar una nueva amenaza en la forma de crecientes tensiones geopolíticas en Medio Oriente que ya se reflejan en un nuevo aumento en el precio del crudo que podría apenas comenzar.

El precio del petróleo, tomando como referencia el barril de West Texas Intermediate (WTI), ha tenido un aumento de casi 10% en las últimas dos semanas, pasando de 95 a 105 dólares, alcanzando su nivel más alto de los últimos ocho meses y el segundo más alto desde el máximo histórico de 150 dólares alcanzado en el 2008.

Este incremento de 10 dólares es principalmente atribuible a una prima de riesgo geopolítico relacionada con las crecientes tensiones en Medio Oriente en torno de Irán. Apenas este domingo Irán anunció la suspensión de sus exportaciones de petróleo a Francia y Reino Unido en anticipo al embargo por parte de la Unión Europea que estaba programado para comenzar el 1 de julio.

El embargo fue anunciado como sanción a Irán por la continuación de su programa nuclear y la falta de cooperación para verificar o descartar si Irán está enriqueciendo uranio para desarrollar armas de destrucción masiva.

Irán es un jugador muy importante en el mercado petrolero por varias razones. Por un lado es el cuarto mayor productor del mundo -representando casi 5% de la producción global- y el tercer mayor exportador del mundo -contribuyendo con aproximadamente 4% de las exportaciones globales.

Por otro lado, Irán colinda al oeste y al sur con el Estrecho de Ormuz, un angosto canal que conecta el Golfo Pérsico con el Mar Arábigo y el Océano Índico, por el cual transita una quinta parte de la producción global de crudo. Aunque la mayoría de los expertos asignan una baja probabilidad a un cierre del Estrecho de Ormuz provocado por Irán, la posibilidad es más latente que hace unos meses.

Adicionalmente a las crecientes tensiones a nivel geopolítico que amenazan con desatar un choque por el lado de la oferta, el precio del petróleo también está respondiendo a factores fundamentales de largo plazo. Por el lado de la demanda, las economías de Asia emergente -principalmente China están experimentando una creciente demanda por energía y el crudo sigue siendo la principal fuente.

Por el lado de la oferta, el crecimiento se está quedando rezagado frente a la demanda. Aunque ha habido avances en materias de energía renovable a nivel global, éstos siguen siendo insuficientes, sobre todo a la luz de las presiones para reducir o eliminar programas de energía nuclear en algunos países.

La combinación de los crecientes costos de exploración y los tiempos para traducir el descubrimiento de nuevos yacimientos en aguas profundas y nuevas tecnologías de explotación a producción real contribuyen a una situación en la que la demanda de crudo seguirá creciendo a una tasa más acelerada que la oferta. En ausencia de riesgos geopolíticos y con una economía global en recuperación, las condiciones de oferta y demanda apuntan a un precio del barril de petróleo WTI entre 85 y 95 dólares.

La suspensión de exportaciones de Irán podría no provocar un impacto mayor al observado en los mercados, ya que esta disrupción podría compensarse con ajustes en la producción de otros países como Arabia Saudita. Sin embargo, el cierre del Estrecho de Ormuz como consecuencia de una intervención armada encabezada por Estados Unidos, aunque sea temporal, sí podría tener consecuencias muy graves, disparando el precio del crudo por arriba de los máximos históricos de 150 dólares por barril y provocando una nueva recesión global.

La magnitud del impacto real sobre la economía global dependerá de la duración del alza de los precios del petróleo. Si el reciente aumento se disipa en pocas semanas, el impacto en el PIB global será muy pequeño, mientras que un aumento duradero podría tener consecuencias más notables. Para los expertos, un aumento en el precio del petróleo de 10% podría reducir el crecimiento del PIB global entre 0.25 y 0.40% en un trimestre dado.