Ayer el Comité de Mercados de la Reserva Federal (Fed) agregó movimiento al repunte de los mercados de riesgo este año. El mensaje fue contundente y claro: el Comité juzga que el balance de riesgo de la economía requiere extender hasta finales del 2014, en lugar de mediados del 2013, el periodo de tasas de interés de política excepcionalmente baja (0-0.25%); también, continuará usando el tamaño y la composición de su balance para apuntar la recuperación. Jeffrey M. Lacker, del Banco de la Reserva, votó en contra.

El Comité alcanzó un amplio consenso sobre el objetivo de largo plazo y la estrategia de política monetaria, parece que finalmente Ben Bernanke ha logrado que este Comité adopte un régimen de objetivo de inflación. Según los estatutos de la Fed, sus objetivos últimos son: máximo empleo, estabilidad de precios y tasa moderada de interés de largo plazo. De estos objetivo, sólo el de inflación está en control del banco central, ya que la inflación es a largo plazo un fenómeno monetario.

El máximo empleo es determinado a largo plazo por factores no monetarios que afectan la estructura y dinámica del mercado de trabajo, por lo que no es posible establecer un objetivo de empleo, pero el Comité buscará que la política monetaria contribuya a esta meta dentro de lo posible. El objetivo de tasa de interés moderada de largo plazo se alcanza en parte cuando la tasa de inflación es baja y estable. Una expectativa de inflación de largo plazo bien anclada genera estabilidad de precios, tasas de interés moderadas y refuerza la habilidad del Comité de promover el máximo empleo. La política monetaria busca mitigar las desviaciones de la inflación y el empleo de la meta de largo plazo y del empleo máximo.

Estos objetivos son complementarios, pero en caso contrario el Comité seguirá un enfoque balanceado, tomando en cuenta la magnitud de las desviaciones y el tiempo estimado para que regresen a equilibrio.

La información reciente presentada al Comité muestra que la economía crece moderadamente a pesar de un entorno global adverso, especialmente en Europa. Sin embargo, el crecimiento proyectado es insuficiente para reducir, en el horizonte de pronóstico (2012-2014), la tasa de desempleo a niveles consistentes con el objetivo de máximo empleo; en cambio, la tasa de inflación será mayor que la meta.

En su estimación de tendencia central, la Fed estima que la economía crecerá 2.2-2.7% este año; 2.8-3.2% en el 2013, y 3.3-4% en el 2014; la tasa de desempleo caerá a 8.2-8.5% a fin de este año desde el actual 8.5%; a 7.4-8.1% en el 2013, y a 6.7-7.6%, en el 2014. La inflación subyacente será de 1.5-1.8% este año, 1.5-2% en siguiente y de 1.6-2% en el 2014. Los miembros del Comité estiman que la tasa de interés de política de largo plazo se encuentra en el rango 4-4.5 por ciento.

Hoja de balance. La expansión reciente de la hoja de balance de la Fed (US2.94 trillones) ha sido un buen negocio. Ésta pagó al Tesoro US76,009 millones por concepto de señoreaje. Los ingreso netos de la Fed fueron US78,009 millones, producto de US83,006 millones de intereses sobre su tenencias de bonos. En tanto que su costo de fondos fue sólo US3,008 millones, producto del pago de una tasa de interés de 0.25% sobre los depósitos de la banca comercial (US1.56 trillones), el costo sobre los US1.07 trillones en circulación es sólo el papel y la tinta de su confección.

A nadie debería sorprender los reportes mediocres de la banca de Estados Unidos en el cuarto trimestre, parte de su tradicional negocio de intermediación está en la Fed, donde se gana mucho dinero.

[email protected]